22 junio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Hollywood y sus estrellas ocultas

CINEUn documental quiere rescatar del olvido al actor detrás de la máscara de Darth Vader. Su historia ha hecho recordar a otros personajes famosos interpretados por completos desconocidos.

Hollywood y sus estrellas ocultas. Para David Prowse lo más incómodo del traje de Darth Vader era soportar el calor de la máscara. Hoy lo siguen invitando a  firmar autógrafos, pero sus diferencias con George Lucas lo alejaron de los eventos oficiales de ‘Star Wars’.

Para David Prowse lo más incómodo del traje de Darth Vader era soportar el calor de la máscara. Hoy lo siguen invitando a firmar autógrafos, pero sus diferencias con George Lucas lo alejaron de los eventos oficiales de ‘Star Wars’.

Darth Vader es sin duda uno de los villanos más famosos en la historia del cine. Su máscara negra, sable rojo y voz robotizada se convirtieron en símbolos del mal desde que George Lucas estrenó la trilogía original de La guerra de las galaxias en 1977. Casi 40 años después, su figura continúa i
nspirando libros, series de televisión, videojuegos y comerciales. No hay Halloween sin que alguien se disfrace de él y cada vez que un medio publica una lista con los 100 personajes más importantes de la pantalla grande, su nombre aparece en los primeros lugares.

Lo paradójico es que muy pocos saben quién lo interpreta en la exitosa saga. Mientras que Harrison Ford (Han Solo), Carrie Fisher (la princesa Leia) y Mark Hamill (Luke Skywalker) siempre serán recordados por sus papeles, David Prowse, el hombre detrás de la máscara de Darth Vader, sigue siendo un gran desconocido. No corrió con la suerte de otros actores que siguieron con sus carreras y tuvieron éxito a pesar de haber usado un disfraz (ver recuadro más abajo). 

Conscientes de esa injusticia, los directores españoles Toni Bestard y Marcos Cabotá están filmando un documental para redimir a Prowse, un británico de 77 años que le dio vida al oscuro guerrero galáctico en las tres primeras películas: Una nueva esperanza, El imperio contraataca y El retorno del Jedi. “Siempre nos gustó ‘Star Wars’ y una noche de copas llegamos a la historia de David porque años atrás Marcos lo había conocido en el Festival de Sitges, en Cataluña. Averiguamos y nadie en su país le había hecho un documental, así que nos miramos y nos dijimos: ‘¿Por qué no?’”, dijo Bestard a SEMANA. 

La cinta cuenta cómo Prowse pasó de ser un fisicoculturista de Bristol al poderoso lord Sith de la Estrella de la Muerte. Gracias a su buen estado físico consiguió papeles de gigantones desde joven: fue el monstruo de Frankenstein en 1970 y un año después interpretó al guardaespaldas del escritor Frank Alexander en La naranja mecánica. A mediados de la década del setenta George Lucas lo contactó porque necesitaba un hombre alto para hacer de Chewbacca o de Darth Vader. Prowse prefirió el segundo, pues “todos recuerdan al villano”.

Entre 1977 y 1983 se puso el disfraz e hizo célebre al malvado cíborg, pero al parecer Lucas nunca quiso darle mucho protagonismo. Primero, le pidió a James Earl Jones que hiciera la voz de Vader, pues el acento rural de Prowse no encajaba con el perfil del personaje. Él solo se enteró de ese detalle el día del estreno. 

Lo peor de todo es que cuando el villano por fin se quita la máscara y le revela a Luke que es su padre en El retorno del Jedi, el sexto episodio de la saga, el director contrató al actor Sebastian Shaw para que hiciera la emblemática escena. En pocas palabras, le quitó al fisicoculturista cualquier oportunidad de brillar. 

Después de esta experiencia Prowse participó en otras cintas e incluso hizo casting para Superman, pero Christopher Reeve se quedó con el papel. Para su consuelo le pidieron que fuera su entrenador personal. “Hoy está retirado en un pequeño barrio de Londres. Vive tranquilamente con su mujer y los fines de semana recorre el mundo firmando autógrafos a miles de fanáticos de ‘Star Wars’”, señala Cabotá. 

Una vez reúnan el resto del presupuesto por medio de la plataforma de crowdfunding www.verkami.com, los directores esperan que el documental Descubriendo a David Prowse esté listo a finales del año. “En el fondo la película también quiere homenajear a todos aquellos actores anónimos ocultos tras una máscara o debajo de grandes capas de maquillaje”, agrega Bestard. 

Andy Serkis es otro actor relativamente desconocido con el que Hollywood está en deuda desde hace tiempo. En 2011 se desató un debate porque muchos críticos insistían en que su papel como César, el chimpancé de El planeta de los simios, se merecía por lo menos una nominación al Óscar a Mejor Actor de Reparto. 

Y es que Serkis es un experto en interpretar animales y personajes fantásticos sin necesidad de disfrazarse. Solo le basta ponerse un traje de licra para que un computador capture sus movimientos. Entre sus roles más importantes se destacan el de Gollum en El señor de los anillos y El hobbit; King Kong en la película del mismo nombre de 2005 y el capitán Haddock en Las aventuras de Tintín. 

Aunque Serkis también ha interpretado a personas comunes y corrientes, si alguien lo ha oído nombrar es por su talento para ponerse en la piel de figuras de ciencia ficción. Hay quienes creen que no merece ser premiado porque el ordenador se encarga de todo, pero lo cierto es que con el avance de la tecnología ahora es posible capturar sus gestos con mayor exactitud, lo que supone un esfuerzo tan grande como el de cualquier actor.

Antes de que esta técnica se desarrollara, los artistas debían soportar largas sesiones de maquillaje para transformarse. Tanto Ron Perlman, famoso por interpretar a Hellboy y a la Bestia en la serie de los noventa, como Robert Englund, el aterrador Freddy Krueger de Pesadilla sin fin, dan fe de ello. Sus máscaras de látex y silicona se instalaron en el imaginario y hoy, por más que participen en nuevos proyectos, es difícil que se alejen de las criaturas monstruosas. Esas actuaciones los marcaron para siempre y aunque a primera vista parece una maldición, ninguno se arrepiente de haber renunciado a su identidad para que una máscara se robara el show. 

Famosos detrás de una máscara

Estos son algunos actores reconocidos de Hollywood que aceptaron disfrazarse para interpretar a criaturas fantásticas. 


Zoe Saldana usó la tecnología de captura de movimiento por computador para interpretar a Neytiri, la protagonista de ‘Avatar’. También ha participado en éxitos de taquilla como ‘Piratas del Caribe’ y ‘Star Trek’. 



AFP

Hugo Weaving saltó al estrellato cuando interpretó al agente Smith en la trilogía de ‘Matrix’ en 1999. Volvió a figurar con su papel de Elrond en ‘El señor de los anillos’ y en 2005 se puso la mítica máscara de ‘V de Venganza’. 


AFP

Luego de años de éxito en el teatro, Ralph Fiennes se hizo famoso en la pantalla grande con ‘La lista de Schindler’, película que le valió una nominación a los premios Óscar. Los más jóvenes lo recuerdan por su papel del villano Lord Voldemort en la saga de ‘Harry Potter’.


AFP

Además de su papel como Mystique en ‘X-Men’, Rebecca Romijn ha modelado para Christian Dior, Victoria’s Secret y la revista ‘Sports Illustrated’.
PUBLICIDAD

Andy Serkis debe usar un traje de licra y pintarse puntos fosforescentes en la cara para que el computador capture sus movimientos. Así les pone alma a personajes fantásticos como Gollum de ‘El señor de los anillos’.

A diferencia de Serkis, Robert Englund (Freddy Krueger) y Ron Perlman (Hellboy y la Bestia) tuvieron que soportar largas sesiones de maquillaje para interpretar a sus personajes. Por más que lo han intentado, no han podido desmarcarse de ellos.

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad