Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2003/06/23 00:00

Ilustres desconocidos

Todos los mencionan y asisten a sitios que llevan sus nombres. Sin embargo pocos saben de quiénes se trata.

Puente Pumarejo. Aeropuerto Internacional Bonilla Aragón. Biblioteca Luis Angel Arango. Estadio Hernán Ramírez Villegas. Avenida Ciro Molina Garcés. Planta Wiesner. Chorro de Quevedo. Coliseo Cubierto Evangelista Mora. Barrio Ismael Perdomo. Parque de Berrío. Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Estación Cisneros. Puerto Carreño. Velódromo Alcides Nieto Patiño.

La vida cotidiana de millones de colombianos transcurre entre lugares con nombres de ilustres desconocidos que no fueron ni próceres, presidentes o personajes familiares para cualquiera que haya estudiado historia patria como Bolívar, Santander, Córdoba, Murillo Toro o Codazzi.

Son nombres que, de tarde en tarde, generan cierta curiosidad entre la gente. ¿El puente Pumarejo se llama así por el presidente López Pumarejo? ¿Berrío será por 'el Teacher' Berrío? ¿Quién fue Camilo Daza, el del aeropuerto de Cúcuta? ¿El Carreño de Puerto Carreño será el mismo de la urbanidad de Carreño? ¿Y quién sería Tomás Arrieta, el del estadio de béisbol de Barranquilla?

Muchos de ellos han sido importantes dirigentes regionales, como Pedro Justo Berrío, gobernador del Estado Soberano de Antioquia entre 1864 y 1873, y Alberto Pumarejo, gobernador de Atlántico entre 1930 y 1931. Pioneros de la aviación colombiana, como Camilo Daza. Destacados ingenieros, como Francisco Javier Cisneros (empresario ferroviario del siglo XIX), Francisco Wiesner, Luis Ignacio Andrade (el del Puente de Honda) y Alfredo Bateman, que le da nombre a un sector de la Avenida Suba. Religiosos, como Francisco Quevedo, sacerdote que le da su nombre al tradicional chorro del barrio La Candelaria, en Bogotá, y monseñor Ismael Perdomo, arzobispo de Bogotá en tiempos del 'Bogotazo'.

SEMANA presenta la vida, obra y milagros de ocho de estos personajes del pasado que son unos ilustres desconocidos, en especial para las nuevas generaciones.












¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.