Lunes, 23 de enero de 2017

| 2008/03/01 00:00

Infidelidad a la venta

Gennifer Flowers, la primera mujer que confesó públicamente haber tenido un affaire con Bill Clinton, sigue sacando provecho de esa relación.

Gennifer Flowers, la primera mujer que confesó públicamente haber tenido un affaire con Bill Clinton, sigue sacando provecho de esa relación. Durante la campaña electoral de 1992, la cantante de cabaret aseguró que el entonces candidato y ella habían tenido intimidad durante 12 años y como prueba presentó cintas con conversaciones telefónicas que habría grabado en secreto. Si en ese entonces puso en apuros las aspiraciones de Bill a la Presidencia, ahora podría estar intentando darle la estocada final a las de su esposa, pues en plena campaña ha decidido subastar los famosos casetes. "No necesito hacerle daño a Hillary. Lo está haciendo bastante bien ayudada por el idiota de su marido", dijo Flowers en tono irónico. En aquella época la ex amante de Clinton inició acciones legales contra Hillary acusándola de orquestar una campaña para desacreditarla. Hoy, a sus 58 años, ha dejado saber que la idea de vender la prueba de la infidelidad de Clinton empezó a rondar por su cabeza en los años 90, cuando un coleccionista japonés le ofreció supuestamente cinco millones de dólares. En ese momento consideró que ella podía sacar más provecho y después de haber posado para la revista Penthouse y revelar detalles de los gustos sexuales del presidente, publicó sus memorias. Ahora Flowers considera que su historia tiene un interés renovado y espera ganar una suma sustancial. Además, está contemplando la posibilidad de escribir un nuevo libro, pues según ella, las pasiones de Clinton no se pueden contar en pocas páginas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.