Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/11/2011 12:00:00 AM

Infieles ‘en línea’

El caso del congresista estadounidense Anthony Weiner, quien reconoció haber publicado unas fotos obscenas en Twitter, hace recordar a otros políticos y celebridades que han ventilado su vida íntima en Internet.

Después de que los escándalos sexuales del exdirector del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn y del exgobernador de California Arnold Schwarzenegger ocuparon las primeras planas de los medios estadounidenses durante varios días, ahora el turno es para el congresista neoyorquino Anthony Weiner. La semana pasada, por fin admitió entre lágrimas que había publicado en Twitter y Facebook unas fotos en las que aparecía sin camisa y con una erección bajo el pantalón. La prensa venía insistiendo en el tema desde hacía tiempo, pero él afirmaba que alguien le había hackeado sus cuentas para incluir esas fotos.

Sin embargo, no pudo sostener más la mentira y en una rueda de prensa confesó que, además de haber subido las imágenes, había enviado mensajes de texto lujuriosos a seis mujeres. Para completar, el diario The New York Times reveló que la esposa del representante, Huma Abedin, quien es asistente de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, está embarazada. Las reacciones no se hicieron esperar. La líder de la minoría demócrata de la Cámara, Nancy Pelosi, formalizó una solicitud para que el Congreso investigue el caso, y otros miembros del partido alzaron sus voces para exigir su renuncia.

El 'Weinergate', como ya algunos llaman este episodio, es apenas el ejemplo más reciente de un fenómeno conocido como la infidelidad en línea. Durante los últimos años se ha vuelto usual que personajes públicos expongan su vida íntima y engañen a sus parejas a través de Internet o del celular y, a la vez, sean descubiertos por los mismos medios.

Tiger Woods es quizás el más famoso de todos. Su exesposa, Elin Nordegren, se enteró de que tenía una amante cuando encontró en su móvil un mensaje de texto dirigido a una mujer que decía: "Eres la única a la que he amado". Él lo negó todo, pero ella no le creyó y lo persiguió con un palo de golf por toda la casa. Al verse acorralado, salió despavorido en su carro y la pelea acabó cuando, en medio de su huida, Woods chocó contra un árbol. Una vez la noticia salió a la luz, la lista de conquistas de Tiger aumentó e incluso una de sus tantas amantes vendió a la revista US Weekly un correo de voz en el que el golfista le pedía que tuviera cuidado porque Elin había cogido la costumbre de revisarle el celular pues sospechaba que le era infiel.

Algo similar le sucedió a la ganadora del Óscar Sandra Bullock. Su matrimonio se vino al piso cuando una modelo llamada Michelle McGee reveló a la prensa que había tenido un affaire de once meses con su esposo, Jesse James. La mujer presentó a manera de prueba unos mensajes de texto que habían intercambiado durante ese tiempo, y como si fuera poco, después se supo que el hombre también había contactado por Internet a otras chicas tatuadas a las que invitaba a su tienda de motos en Long Beach, California.

Precisamente, las páginas de citas son otro medio en el que celebridades y políticos caen con facilidad. El representante republicano Chris Lee, por ejemplo, tuvo que renunciar a su cargo en febrero de este año, luego de que empezó a circular por la web una foto en la que sale mostrando sus abdominales. Lee, de 47 años y casado, la había publicado en un sitio de clasificados en busca de compañía con una leyenda según la cual supuestamente tenía 39 años y era divorciado. El congresista culpó a un pirata cibernético del incidente, pero ante la presión de los medios tuvo que reconocer su responsabilidad.

A pesar de que al cierre de esta edición Weiner se mantenía firme en su cargo, la mayoría de analistas coinciden en que sus posibilidades de llegar a la Alcaldía de Nueva York en 2013 son mínimas. Él mismo lo reconoció durante el encuentro con los medios: "Todo ha sido una tontería. No cabe duda de que fue un enorme error de juicio".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.