Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/12/04 12:50

La historia del actor porno señalado de violación

La actriz Stoya acusó a James Deen, su colega y expareja, de violación. A raíz de su denuncia, varias mujeres de la industria advirtieron que también habían sido abusadas por él.

Stoya junto a su entonces novio James Deen, quien ahora es señalado de violación. Foto: Splash news.

La semana pasada la actriz de entretenimiento para adultos Stoya publicó un par de trinos que desataron un huracán que hoy tiene a su exnovio –conocido como James Deen en la industria– señalado y expulsado de productoras de cine para adultos.   

Stoya y Deen terminaron en el 2014. Los dos siguieron haciendo sus carreras sin sobresaltos, pero la semana pasada Stoya explotó. Dolida e indignada al ver cómo la prensa y el público homenajeaban a Deen como el ‘niño bien’ de la industria porno, decidió denunciar públicamente que el actor la violó cuando eran novios. “Ese momento en el que te conectas a Internet y ves a la gente idolatrando como feminista al hombre que te violó. Es una mierda”, publicó en un primer trino.

Y enseguida escribió “James Deen me agarró con fuerza y me penetró a pesar de que le dije que ‘no’, que parara, y usé nuestra palabra de seguridad. Simplemente no puedo sonreír y asentir cada vez que lo elogian”.

Estos trinos de Stoya desataron una cadena de denuncias contra James Deen. Cientos de usuarios de Twitter usaron la etiqueta #SolidaritywithStoya (‘Solidaridad con Stoya’) para manifestar su  apoyo a la actriz. Más de 6.000 trinos con la etiqueta se han publicado en los últimos cinco días.

Pero no solo usuarios comunes respaldaron Stoya. Joanna Angel, también actriz porno, publicó un trino diciendo: “Está muerto por dentro y está muerto para mí. Es la peor persona que he conocido. Es todo lo que digo por ahora”.

Lo más preocupante es que Deen ya había sido señalado por maltrato y abuso. La actriz Tori Lux aseguró que en un rodaje en el 2011, Deen la golpeó y la obligó a tener sexo, de acuerdo con información de The Daily Beast. El mismo medio agregó que Ashley Fires, otra actriz, se ha negado a trabajar con él porque también intentó violarla.

Ante la avalancha de señalamientos, Deen se limitó a responder en su cuenta de Twitter: “Quiero asegurarles a mis amigos, fans y colegas que estas acusaciones son falsas y difamatorias”. Luego agregó “Yo respeto a las mujeres y conozco y respeto los límites tanto en lo profesional como en privado”.

Pero sus palabras tuvieron menos credibilidad que las denuncias de las actrices. A los pocos días algunas productoras de entretenimiento para adultos, como Evil Angel, Doc Johnson y Wood Rockett, anunciaron públicamente que suspenderían las producciones con Deen.

“En Hollywood, hay gente que probablemente hace cosas peores, pero siguen trabajando con ellos”, señaló Tasha Reign, actriz porno. “Yo no puedo trabajar con alguien si cabe la más mínima posibilidad de que haya cometido una violación”, dijo Reign de acuerdo con información de Vice México.

El tema de las violaciones en el mundo de la pornografía no es nuevo. Hay quienes suponen que como el trabajo involucra escenas agresivas de sexo se está permitido actuar contra el consentimiento de las actrices. Pero no es así. El consentimiento de las dos partes prevalece.

El presidente y fundador de la productora para adultos Evil Angel, John Stagliano, afirmó que “aunque nuestra compañía muestra escenas de sexo duro y agresivo, la naturaleza de estas acusaciones es tan contraria a los valores de nuestra compañía que hemos considerado necesario cancelar los rodajes con Deen hasta que tengamos más información”, de acuerdo con Vice México.

En la industria pornografía, por lo visto, son realmente estrictos con este tipo de hechos. El caso de James Deen reitera que, sin importar cuál sea escenario, cuando una mujer dice no es ‘no’.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.