Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/23/2015 10:00:00 PM

El heredero de la TV nocturna en EE. UU.

La noche en Estados Unidos tiene un protagonista estelar, Jimmy Fallon, quien en un año al aire ya redefinió todo un género.

Jimmy Fallon se disfraza y disfraza a sus invitados, canta y pone a cantar a sus invitados, payasea y la gente prende el televisor para ver qué locura va a hacer. Más que un talk show, Fallon conduce un programa de variedades con invitados famosos que representa el cambio generacional en la televisión nocturna estadounidense, marcado desde el miércoles pasado con el retiro de David Letterman.

Por fortuna para la NBC, que dudó en escogerlo para capitanear uno de sus programas insignia, desde que Fallon asumió el espacio ha demostrado que les cae bien a las madres, a los padres, a las tías. Enamora a las chicas y divierte a los hombres jóvenes. Los ratings no mienten, y en casi la totalidad del año que lleva al aire venció a sus dos competidores, a veces sumados. Nunca perdió la batalla hasta esta última semana de Letterman, y es probable que no vuelva a caer nunca más. También es un fenómeno absoluto en redes sociales, donde sus clips en YouTube alcanzan con facilidad 10 millones de visitas. El Tonight Show se hace viral pues el estilo de Fallon lo permite. Se confirmó como un comediante en el programa Saturday Night Live caracterizado por su comedia de sketches, y no los ha abandonado.

Fallon es afable pero se separa del pasado con su gracia de niño grande. Si bien los estadounidenses estaban acostumbrados a un estilo más charlado antes de dormir, a juzgar por las cifras, el cambio fue bienvenido. Fallon actúa más de lo que entrevista, y parece contagiar con un espíritu alocado a quienes pasan por su show. Sentados, definitivamente, no se quedan. Ahora compite contra Jimmy Kimmel y Conan O’Brien (como Fallon, se transmite en Colombia), pero su estadio es mucho más grande. En atención, impacto y alcance, Fallon no tiene competencia.

Nació hace 40 años en Brooklyn, Nueva York, en el seno de una familia católica y sobreprotectora. Tanto, que en el patio de su casa montaba columpio con su hermana usando cascos de fútbol americano por si se caían. Pero el encierro no fue del todo negativo. En su casa encontró su vocación. Jimmy solía ser el entretenimiento de la noche en las reuniones de sus padres. Memorizaba y recitaba monólogos del comediante Rodney Dangerfield y los reproducía al pie de la letra sin los insultos, que su padre rayaba de los discos. Tanto fue el éxito familiar, que Jimmy dejó sus estudios universitarios para perseguir un futuro en Los Angeles como comediante.

En la capital del entretenimiento coincidió con Lorne Michaels, el zar canadiense de la comedia norteamericana. Tras decenas de audiciones, nadie hizo reír a Michaels, salvo Fallon. Eso selló su llegada a las grandes ligas. Dio el salto a su máximo sueño de juventud, Saturday Night Live (SNL). Allí solía salirse del personaje y estallar en carcajadas, algo que para otros podía ser el final del camino, pero Fallon lo hacía con tanta gracia que a la gente le gustaba. Hizo carrera junto a la genial Tina Fey como presentadores del reporte de noticias de SNL y se volvió un nombre reconocido. Por eso pasó a Hollywood, pero ninguna de sus diez películas impactó. Su encanto parecía estar sobre todo en las producciones en vivo. Pues en 2009 asumió el horario que seguía al show de Leno, el Late Night with Jimmy Fallon. Forjó su estilo antes de llegar al horario estelar, donde no ha dejado de hacer lo que le funcionó hasta ahora, ser un payaso adorable y hacer con el formato lo que le parece junto a una banda de culto como The Roots para apoyarlo.

Fallon no es monedita de oro. Su impronta casi infantil difícilmente llevará a una conversación profunda, lo cual, por tradición, alejó a varios televidentes. El comediante Andy Kindler dijo que si entrevistara a Stalin, Fallon le diría “genial tenerte en el ‘show’, escuché que mataste a 30 millones de personas, qué cosa loca, ¿vamos a jugar adivinanzas?”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.