Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/07/27 00:00

Juicio o circo

La prensa de Estados Unidos tiene en la mira a Kobe Bryant, acusado de violar a una mujer cuyo nombre y rostro se desconocen.

A la prensa norteamericana le encantan los escándalos. Y más cuando involucran a estrellas del deporte y el entretenimiento. Por estos días Kobe Bryant está protagonizando uno que tiene todos los ingredientes necesarios para despertar el interés en Estados Unidos: crimen, sexo, celebridad y raza. El basquetbolista, figura de los Lakers de Los Angeles y -al menos en teoría- llamado a suceder a Michael Jordan, fue acusado de violar el 30 de junio a una camarera de 19 años de edad, empleada del Lodge&Spa Cordillera, en Edwards (Colorado), donde Bryant estaba alojado. La ley del estado de Colorado es muy rigurosa pues considera agresión sexual desde tocar a una mujer sin su consentimiento hasta la violación. Bryant se presentó a la policía el 4 de julio y quedó libre tras pagar una fianza de 25.000 dólares. Después de realizarse las pruebas de ADN el fiscal aseguró que determinaron que se consumó una relación sexual con penetración y que de acuerdo con el resto de la evidencia hubo uso de fuerza y violencia. Por mucho menos Mike Tyson fue a la cárcel. Bryant asegura que ellos se acostaron de mutuo acuerdo. Su defensa se apoya en el hecho de que fue la joven quien decidió entrar al cuarto del deportista. El problema es la subjetividad que este tipo de casos encierra y el hecho puede tener diferentes interpretaciones. Lo que para él puede ser consensual para ella no: el hecho de que haya entrado a su cuarto no necesariamente significa que ella fuera con la intención de acostarse con él. Y si ella no quería nada, ¿por qué entró? Los abogados de Bryant tratarán de demostrar que la joven no es más que una promiscua y buscan viejas historias en su pasado. De todas formas la verdad exacta la conocen los dos involucrados, únicos presentes en el cuarto. Entre los seguidores de los Lakers la noticia cayó como un balde de agua fría. "Estos datos contradicen completamente el carácter de Kobe Bryant, explicó sorprendido Mitch Kupchak, manager general del equipo. Muchos se niegan a creer en las acusaciones, más cuando no se conoce ni el nombre ni el rostro de la supuesta víctima. Algunos medios aseguran que tras una filtración de la información se sabe que la joven hizo audiciones para el programa de Fox American Idol y que dos meses atrás había tratado de suicidarse tomando fármacos. Bryant, de 24 años y 1,98 metros de estatura, ya es símbolo de los Lakers de Los Angeles a pesar de su juventud y es uno de los jugadores más destacados de la historia de la NBA, no sólo por la calidad de su juego sino también por los récords que ha impuesto. Y también se destaca por su calidad humana. Gracias a ello es, después de Jordan y Tiger Woods, el deportista más famoso y mejor pagado del mundo: tiene un salario de 71 millones de dólares por un contrato de seis años y gana cerca de 20 millones de dólares por publicidad. Pase lo que pase, a Kobe Bryant le espera un futuro muy oscuro. De ser encontrado culpable podría ser arrestado y tener entre cuatro años en prisión y cadena perpetua. Y si resulta inocente ya ha sido estigmatizado por un escándalo en el que, de entrada, se le ha declarado culpable sin que nadie se lo haya probado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.