Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/2012 12:00:00 AM

Julie Bowen gana el Emmy al que aspiraba Sofía Vergara

Para Sofía Vergara esta era su tercera nominación seguida en la categoría de mejor actriz de reparto en comedia, también por su trabajo en "Modern Family".

En la 64 edición de los Emmy, los premios más importantes de la televisión de EE.UU., la estadounidense Julie Bowen se alzó este domingo con el Emmy a la mejor actriz de reparto en la categoría de comedia por su trabajo en la serie Modern Family, galardón al que aspiraba su compañera, la colombiana Sofía Vergara.

Es la segunda victoria consecutiva para Bowen en este apartado.

Para Vergara esta era su tercera nominación seguida en esa categoría, también por su trabajo en Modern Family.

"Dios bendiga a Sofía Vergara", señaló Bowen desde el escenario al recoger la estatuilla.

"Gracias a todos los que me han votado. Mi trabajo se limita a caerme, poner caras y decir cosas graciosas. Si eso se traduce en un premio o algo artístico se debe a la gente que me contrató y a quienes editan todo ese material", añadió.
 
En cuanto a Modern Family, con cinco estatuillas, hizo buenos los pronósticos y consiguió el Emmy a la mejor serie de comedia por tercer año seguido. Asimismo, su actor Eric Stonestreet se llevó el premio a la mejor interpretación de reparto.

Homeland triunfa con seis Emmys e impide que Mad Men haga historia

En un giro de guión digno de su argumento, Homeland triunfó con seis estatuillas, incluida la de mejor serie dramática, e impidió de paso que su gran rival, Mad Men, hiciera historia con un quinto triunfo consecutivo en esa categoría.

Homeland se llevó los galardones a la mejor serie, mejor actor (Damien Lewis), mejor actriz (Claire Danes) y mejor guion (Alex Gansa, Howard Gordon y Gideon Raff, por el episodio piloto) durante la ceremonia, a los que suma dos más de carácter técnico que se entregaron la semana pasada.

La trama de la serie gira en torno a un oficial del Ejército estadounidense que fue dado por muerto durante la Guerra de Irak y que, tras ocho años de cautiverio en manos de Al Qaeda, es liberado y repatriado.

El triunfo de Lewis fue una de las grandes sorpresas de la ceremonia ya que rivales como Bryan Cranston (Breaking Bad) o Jon Hamm (Mad Men) partían como grandes favoritos.

"No creo que el arte haya que juzgarlo pero he venido por si acaso había suerte", dijo Lewis. "Yo también estaba convencido de que Bryan iba a ganar", apuntó.

Asimismo, Danes presumió de que Homeland es una de las series favoritas del presidente estadounidense, Barack Obama.

"Eso deja claro la relevancia de la serie. La historia habla de la ansiedad y el desasosiego que vivimos como sociedad, en una nueva era donde no tenemos claro quién es el enemigo", declaró la intérprete.

Una victoria hoy para Mad Men la hubiera llevado a batir todos los récord en el campo de mejor drama. Por el momento sigue compartiendo esa marca con series históricas como Hill Street Blues, L.A. Law y The West Wing.

Con una quinta victoria, Mad Men habría igualado la cifra de Frasier, que en 1998 sumó cinco trofeos -récord absoluto- como mejor serie de comedia.

Game of Thrones también sumó seis premios, todos ellos en categorías técnicas, como mejores efectos visuales y mejor vestuario.

En el campo de comedia también llamó la atención el éxito de Jon Cryer como mejor actor de comedia, por Two and a Half Men, serie por la que ya ganó en el 2009 aunque en la categoría de actor de reparto.

La marcha de Charlie Sheen y la llegada a la serie de Ashton Kutcher cambió las tornas y los guionistas dieron mayor peso a su personaje, según admitió el propio Cryer, tremendamente sorprendido por su elección.

"Algo ha ido terriblemente mal", manifestó sobre el escenario ante la mirada cómplice de Alec Baldwin y el gesto incrédulo de Louis C.K. "Esto es una locura", añadió.

Julia Louis-Dreyfus hizo suyo el premio a la mejor actriz de comedia por Veep.

Cinco premios obtuvieron también la película para televisión Game Change, acerca de la elección en el 2008 de la por entonces gobernadora de Alaska Sarah Palin como candidata a la vicepresidencia del Partido Republicano, y la miniserie Hatfields and McCoys, sobre el enfrentamiento entre dos familias rivales al término de la Guerra de Secesión.

Game Change puso su firma a las estatuillas de mejor telefilme o miniserie, mejor director (Jay Roach), mejor actor (Kevin Costner) y mejor actriz (Julianne Moore).

"Gracias a la gente que se reunió frente al televisor para ver esta historia de rivalidades. A los que no la habéis visto: gracias a Dios por las repeticiones", manifestó Costner.

Moore, cuyo retrato de Palin no gustó en absoluto a la republicana, dijo que este premio "da validez" a su trabajo.

Además, Aaron Paul y Maggie Smith se llevaron los premios como mejores actores de reparto en el campo de drama, por Breaking Bad y Downton Abbey, respectivamente.

"¡Gracias a Vince Gilligan -el creador de la serie- por no matar a mi personaje!", exclamó Paul, cuyo Jesse Pinkman en Breaking Bad estaba destinado a desaparecer en la primera temporada.

La gala, de tres horas de duración, fue dirigida por Jimmy Kimmel con su particular humor satírico y no dudó en hacer partícipes del espectáculo a varias de las celebridades presentes en el teatro Nokia de Los Ángeles.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.