Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1995/02/20 00:00

LA AMIGA DE ERIKA

En medio de la soledad que le trajo el accidente aéreo de Cartagena, Erika Delgado ha encontrado un soporte salvador: su amiga Diana Hincapié

LA AMIGA DE ERIKA

ERIKA DELGADO GOMEZ TIENE DOS ANgeles de la guarda: uno, el que la salvó de morir en el accidente aéreo del pasado 11 de enero; y otro, Diana Carolina Hincapié, su amiguita de ocho años de edad . Desde el momento en que Erika llegó al Hospital Universitario de Cartagena, Diana Carolina ha estado a su lado. Ella es la única persona con quien logra conversar a gusto, sonreír e incluso olvidar, así sea por instantes, la terrible experiencia en que perdió a su familia inmediata.
"Cuando me contaron que Erika venía en el avión que se cayó me puse muy nerviosa -le dijo Diana Carolina a SEMANA-. Le pedí a mi papá que me llevara a verla, porque pensé que ella debía estar muy sola y muy triste. Todos los días voy porque a ella le gusta que yo la visite". En efecto, todos los días, de 11 de la mañana a nueve de la noche, Diana Carolina Hincapié permanece sentada junto a la cama de su amiga. Según las sicólogas que atienden el caso, la niña se ha convertido en ficha clave para la recuperación de Erika. Tanto que no comienzan la terapia si en la habitación no se encuentra Diana Carolina."Cuando Erika me habla de sus papás, yo le digo que mejor juguemos con los muñecos o que hablemos del colegio. Me da pesar verla así".
La fortaleza de Diana Carolina ha sorprendido a todos. Pero lo que no es extraño es que se haya convertido en la compañía predilecta de Erika Delgado. De acuerdo con la sicóloga Juanita Gempeler, el hecho de que Erika sólo quiera estar a su lado es una muestra de lo triste que se siente al no ver cerca a nadie de su pasado. "Es natural que Erika se apegue a Diana Carolina -dice la sicóloga Gempeler. Frente a una situación como la que vivió, ella tiende a acogerse a lo que conoce y le da seguridad. Su amiga es ahora el anclaje con su historia, con su pasado. Es la muleta en la cual Erika se está apoyando".
Y es que lo único que no cambió en su vida es Diana Carolina. Sus padres y su hermano murieron, pero su amiga de colegio, con la que compartía los juegos y las tareas, sigue siendo la misma. Es ella quien le recuerda los recreos, los premios que se han ganado juntas por ser las mejores estudiantes, las salidas a montar en bicicleta, los sueños de ser actrices, o por lo menos modelos... Esta compañía no será para siempre Erika Delgado pronto va a tener su nuevo hogar en Bogotá y su compañera se quedará viviendo en Cartagena. Pero por lo menos mientras Erika se recupera del todo -y las peleas por su custodia se solucionan-, Diana Carolina seguirá siendo, feliz, el ángel guardián de su mejor amiga. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.