Lunes, 23 de enero de 2017

| 2008/05/17 00:00

La casa del secuestrador

En agosto se cumplen dos años desde que Natascha Kampusch logró escapar de su secuestrador Wolfgang Pikopril, quien la mantuvo encerrada durante ocho años y medio después de plagiarla cuando ella caminaba al colegio en 1998.

En agosto se cumplen dos años desde que Natascha Kampusch logró escapar de su secuestrador Wolfgang Pikopril, quien la mantuvo encerrada durante ocho años y medio después de plagiarla cuando ella caminaba al colegio en 1998. La joven de 20 años, que ha mostrado claros signos de recuperación y ya vive sola, sorprendió al mundo la semana pasada cuando contó a la revista alemana Bunte que compró la casa de su captor. "Sé que es grotesco… ahora tengo que pagar la electricidad, el agua y los impuestos de una casa en la que nunca quise vivir", dijo Kampusch. Pero aun así, decidió adquirirla para evitar que alguien sacara provecho del lugar para violentarlo u ofrecerlo como destino turístico. Y tiene buenas razones para temer que eso llegue a ocurrir. La casa del monstruo de Amstetten, Josef Fritzl, que mantuvo a su hija encerrada en el sótano durante 24 años y engendró con ella siete hijos, ya se ha convertido en un lugar muy visitado, al punto de que los vecinos alquilan sus balcones para que fotógrafos y curiosos tengan una mejor vista del edificio multifamiliar en el que ocurrió la infamia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.