Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/1998 12:00:00 AM

LA CONFESION DE WOODY

Después de seis años Woody Allen rompe su silencio y habla sobre Mia Farrow y sobre su romance con Soon Yi Previn, la hija adoptiva de su ex esposa.

Para Woody Allen la hora de la verdad ha llegado. Después de seis años de críticas y acusaciones alrededor del escandaloso romance sostenido con Soon Yi Previn, la hija adoptiva de su ex esposa Mia Farrow y el músico André Previn, el reconocido director de cine ha decidido tomar al toro por los cuernos y contarle a la revista Marie Claire las verdaderas razones de su relación con Soon Yi. Con la misma gracia de los agobiados personajes de sus cintas, Woody se quitó la máscara y relató con pelos y señales la alucinante historia de amor que vive con la joven asiática. Como si la historia no fuera lo suficientemente extraña, Woody le dio nuevos matices y aseguró que fue la propia Mia quien se encargó de unir a la pareja. Según el director, Mia estaba tan preocupada por la latente frialdad entre padrastro e hijastra que en repetidas ocasiones le pidió que se acercara a la inestable Soon Yi. Los encuentros no tardaron en dar sus frutos y en cuestión de meses la pareja inició un tórrido romance. A sus 53 años Allen había encontrado finalmente una mujer hecha a su medida y Soon Yi, con tan sólo 23, había podido librarse del yugo opresor de su madre adoptiva. Al parecer la Farrow controlaba excesivamente a sus hijos y no ocultaba su preferencia hacia algunos de ellos. Al menos eso es lo que cree Woody: "Mia aisló a los niños en una especie de secta en la que salirse siempre era rechazado". Aunque a primera vista la historia tiene un carácter incestuoso, los apasionados amantes están lejos de sentirse en pecado. Por raro que parezca nunca se han visto como padre e hija, algo que para Allen tiene sentido si se concidera que durante los 12 años en que Woody y Mia estuvieron juntos, el cineasta permaneció en su propia casa y sólo compartió con los niños las horas de las comidas. Esta aparente lejanía hizo posible que Woody descubriera a Soon Yi como una mujer con un gran deseo de vivir. "Aunque ella aún no comprende muchas cosas me siento muy afortunado de estar a su lado. Es lo mejor que me ha pasado", dice. El agua sucia, como es apenas lógico, recayó sobre Mia. El director no le perdona que lo haya acusado de tratar de violar a Dylan, otra de las niñas adoptadas. "Mia se cree una supermamá. Va compulsivamente haciendo adopciones así no sepa si el día de mañana va a tener un trabajo. No se le puede dar una correcta atención a 13 ó 14 niños".Como era de esperarse, las explosivas declaraciones han desatado la ira titánica de Mia, quien no puede creer que su promiscuo ex marido tenga la desfachatez de poner en tela de juicio su rol de madre abnegada. Según las malas lenguas, la pelea entre los ex esposos está mejor que nunca, pues es bien sabido que la temperamental Farrow no se va a quedar con los brazos cruzados viendo cómo Allen barre el piso con su nombre. Si este escándalo se desató con unas pocas revelaciones, muchos se preguntan qué pasará cuando hable la tímida Soon Yi, la única que hasta el momento se ha limitado a ser un simple convidado de piedra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?