Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/25/2010 12:00:00 AM

La consejera

Elizabeth Gilbert se convirtió en un símbolo de emancipación para millones de mujeres de todo el mundo, con su ‘best seller’ ‘Comer, rezar, amar’. Llega a Colombia la película sobre la mujer que muchos califican de heroína y otros, de farsante.

E lizabeth Gilbert tenía, a los 31 años, un esposo cariñoso, una casa con jardín en un suburbio de Nueva York y una carrera que le había valido múltiples nominaciones a premios de periodismo y literatura. Pero había algo de esa vida aparentemente perfecta que no la dejaba ser feliz: no quería tener hijos como le demandaban las normas sociales, su marido le resultaba tan adorable como fastidioso y pasaba las noches llorando encerrada en el baño. Por eso decidió, después de un divorcio tormentoso y un amorío enfermizo con un hombre menor que ella, emprender un viaje de un año por Italia, India e Indonesia, tras el cual se quitó la depresión de encima, se hizo famosa y millonaria y se convirtió en una especie de gurú para millones de mujeres que sueñan con cambiar de forma drástica su vida.

Comer, rezar, amar (Eat Pray Love), el libro de 2006 que recoge las memorias del viaje, se convirtió de repente en un inesperado fenómeno editorial que hoy sigue vigente. La ‘biblia’ de Gilbert ha sido traducida a 30 idiomas, está por completar 200 semanas en el listado de best sellers del diario The New York Times y ha vendido alrededor de ocho millones de ejemplares en todo el mundo. Ya existen el perfume, las cremas humectantes, los aretes y los collares marca Eat Pray Love. También los tours que recorren los restaurantes donde almorzó Gilbert en Roma, los ashrams donde meditó en India y las calles de Bali, la isla indonesia donde se enamoró de un ‘príncipe azul’ brasileño 17 años mayor que ella.

La autora recibe cada semana cientos de cartas de mujeres que le confiesan que después de leerla se separaron, compraron un pasaje al otro lado del mundo, aprendieron a surfear, se tiraron por primera vez en paracaídas o se unieron a un grupo de voluntarios en Haití tras el terremoto. Hay otras que simplemente quieren un consejo, contarle que celebraron su cumpleaños número 40 con una fiesta en su honor o convertirse en sus amigas. Una de sus mayores admiradoras es la poderosa presentadora estadounidense de televisión Oprah Winfrey, quien ante los 23 millones de espectadores que siguen su programa contó que había visto a muchas personas llorar mientras leían el libro.

Para completar la cadena de éxitos, Comer, rezar, amar se convirtió en una película –que se estrenará el próximo viernes primero de octubre en Colombia–, donde la taquillerísima Julia Roberts interpreta a Gilbert y el español Javier Bardem, a Felipe, su amante latino cuyo nombre real es José Nunes. Pese a que los expertos pronostican un éxito rotundo en ventas, ya algunos medios la han tachado de mediocre. Tras su presentación en el Festival de Cine de Venecia, el periódico italiano La Stampa, uno de los más influyentes del país, aseguró que estaba llena de clichés, y La Repubblica, el segundo en circulación, le puso una calificación de 2,5 sobre 6. Una semana después, en el Festival de San Sebastián, el crítico de cine del diario español El País, Carlos Boyero, escribió que le parecía “cursi” y con un “exceso de merengue”. También la criticaron en Estados Unidos, donde The Washington Post publicó que estaba llena de estereotipos.

Y aunque The New York Times dijo cuando salió el libro que la prosa de la “agradable” Gilbert tiene una mezcla de “inteligencia, ingenio y exuberancia” que roza con lo “irresistible”, y Time lo describió como un relato “atractivo, inteligente y altamente entretenido”, no todos se divierten con sus vivencias. Hay quienes creer que no es más que una publicación cualquiera de autoayuda. “El problema no es el libro, es la autora”, escribió Alynda Wheat, crítica de la revista Enterntainment Weekly. “‘Comer, rezar, amar’ es, al final del día, el espléndido premio que recibió Elizabeth Gilbert por abandonar a su marido, aparentemente ino-fensivo, y enrollarse con un sinvergüenza. Durante todo el siguiente año, en el viaje mochilero más caro de la historia, balbucea sobre la generosidad desinteresada que tiene con su ex, cuánta pasta se puede comer y la criatura devota y espiritual en la que se ha convertido”. Criatura de la que Andrew Gottlieb se burla en el libro Drink Play F@#k (cuya traducción al español sería algo así como Tomar jugar tir@#r), una parodia en la que el escritor y cómico describe sus borracheras en Irlanda, su faceta de apostador en Las Vegas y sus noches de placer en Tailandia.

Existe también un grupo de mujeres que, tras sentirse inspiradas cuando leyeron el libro, se desilusionaron al ver que Gilbert, quien sostuvo en una época que nunca se casaría de nuevo y siempre defendió la tesis de que las mujeres no necesitan tener a un hombre a su lado para ser felices, al final contrajo matrimonio con Nunes. El más reciente libro de Gilbert, Committed, a Skeptic Makes Peace With Marriage (Comprometida: una escéptica hace las paces con el matrimonio), reflexiona sobre el matrimonio a partir de la historia de cómo se casó con su novio para que él pudiera obtener el permiso para vivir con ella en Estados Unidos. El libro ha sido mucho menos exitoso de lo esperado por la editorial, pues solo ha vendido unos 200.000 ejemplares desde que salió al mercado en enero. “Que yo escriba un libro sobre el matrimonio es como si George Bush escribiera un libro sobre diplomacia, porque no es exactamente una materia en la que me haya destacado –dijo Gilbert en una charla–. Voy a usar este libro para entender cómo funciona esa institución, y con suerte me irá mucho mejor esta vez”.

Gilbert asegura que no le importa que critiquen su trabajo. Supo que quería ser escritora desde niña, cuando vivía en una finca sin televisores ni equipos de sonido o vecinos para salir a jugar. Hija de un ingeniero químico amante del campo y una enfermera comprometida con el trabajo social, la pequeña Liz y su hermana, Catherine Gilbert Murdoch, quien hoy es historiadora y novelista, pasaban el tiempo leyendo las historias del Mago de Oz, de Lyman Frank Baum, y los cuentos de Charles Dickens. Y cuando no leían, escribían obras de teatro.

Elizabeth estudió Ciencia Política en la Universidad de Nueva York (NYU). De día iba a clases; de noche, escribía. Viajera incansable, tras graduarse se dedicó a recorrer el país. Trabajaba en restaurantes o bares y contaba sus vivencias en artículos que publicaba en revistas como GQ, Esquire, The New York Times Magazine o Travel + Leisure. De hecho, un reportaje sobre su experiencia como mesera en un mítico bar neoyorquino, en el que bailaba con sus compañeras sobre la barra, sirvió de inspiración para la película Coyote Ugly. Luego escribió un libro de historias cortas, una novela y una biografía que le valieron buenas críticas y nominaciones a premios como el National Book Award y el National Book Critic’s Circle Award.

El resto de la historia es la de Comer, rezar, amar: se casó, lloró en el baño, se separó, pensó en suicidarse, tomó antidepresivos y, con el adelanto que recibió por el libro que escribiría sobre su viaje, comió hasta la saciedad mientras aprendía italiano, meditó e hizo yoga en India y conoció a su actual esposo en Indonesia. Luego, se convirtió en celebridad y guía espiritual para millones de mujeres. Hoy vive en un pequeño pueblo de Nueva Jersey, desde donde aconseja a todos los que quieren saber cómo hizo para alcanzar la felicidad. Un final de cuento de hadas que algunos miran con admiración y otros ven como una contradicción en su vida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.