Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/22/1988 12:00:00 AM

LA CRISIS DE LOS CUARENTA

Steven Spielberg llega a la madurez y replantea su carrera cinematográfica

En la última película de Steven Spielberg, el protagonista --inevitablemente un niño-- se encuentra de manos a boca, no con un beatífico extraterrestre ni con un monstruito de peluche. En esta ocasión la sorpresa la dan unos soldados japoneses que lo toman prisionero sin ninguna consideración con la fantasía. El sueño se ha convertido en pesadilla.
El episodio, que ocurre en la China del final de los años 30, no sólo describe la violenta colisión de un niño con el destino. También evoca, de alguna manera, el proceso que el propio Spielberg ha sufrido al llegar a la edad de 40 años.
Convertido en el maestro indiscutido del cine de fantasía para menores, Spielberg ha producido películas fascinantes para los jovenes de edad y de espíritu que, de paso, le han llenado sus bolsillos de dinero. Pero su intento por subir el tono, la producción de 1985 "El color púrpura", tuvo un éxito tan discutido que muchos críticos comenzaron a preguntarse cuándo dejaría el "niño genio" de mirar el mundo con ojos de adolescente.
La llegada de Spielberg a una edad que muchos consideran el comienzo de la madurez, coincidió con la realización de su última película (Empire of the Sun) en la que el director parece haberse replanteado su ingreso al cine "para mayores" . La historia está llena de los traumas y obsesiones de la infáncia del propio Spielberg. Según sus propias palabras, "dejé de pensar en la audiencia en cada instante de filmación para empezar a pensar en lo que yo tenía que hacer para quedar satisfecho".
No solamente quedó satisfecho Spielberg. El film, que aún no tiene título en español, pero que podría traducirse como "Imperio del Sol", ha recibido una avalancha de críticas favorables tanto para la dirección como para el protagonista, Christian Bale, de 13 años.
La gran diferencia es que este film aunque protagonizado por un niño ya no se mueve en la esfera de las tiras cómicas. Como dice el director: "Me atraía la idea de que el protagonista fuera un niño, pero lo principal era que se trataba de la muerte de la inocencia, no de una simple atenuación de la infancia, como ocurría hasta ahora en mis películas".
El comienzo del cambio para Spielberg fue la lectura de la novela en la que se basó el film: "Desde cuando la terminé, deseé secretamente hacer la película. Yo nunca había leido un planteamiento en que un niño veía el mundo con ojos de persona mayor en vez del usual del hombre que descubre las cosas a través del niño que lleva adentro. Era justamente el reverso de lo que había sido mi creda hasta entonces. Fue cuando descubrí que no era una simple coincidencia que yo cumpliera 40 años mientras dirigía esta película. Lo que yo había decidido era realizar un tema con valores adultos, aun cuando fuera a través de una voz no afectada por la pubertad".
Pero había otros motivos para que Spielberg se sintiera atraido por la novela, que simbolizan la propia infancia del director. Por ejemplo, su fascinación con los aviones y por la época misma que cubre la historia --los comienzos de la Segunda Guerra Mundial: "Yo estoy personalmente más cerca de los 40's que de los 80's. Mi padre me llenó la cabeza con sus anécdotas de cuando fue radiooperador en un bombardero que volaba sobre Burma. Me he identificado toda mi vida con ese periodo de inocencia y tremendo peligro. Era el fin de una era y yo me he mantenido fiel a ella durante toda mi vida. Pero al llegar a los 40, he tenido que enfrentarme a esa especie de candidez a la que me he aferrado y que se ha visto reconfirmada innumerables veces en mi obra. Pero al llegar a una especie de punto de saturación, pensé que `Imperio' era una manera apropiada de exorcisar ese periodo".
Se trata de un exorcismo que tiene características de cataclismo, pues en la película se reseña el comienzo de la era atómica. Sobre este aspecto, Spielberg dice que "quería dibujar un paralelo entre la muerte de la inocencia de este niño y la muerte de la inocencia del mundo entero. Cuando esa intensa luz blanca sale de Nagasaki y el niño la observa, no importa si ha sido él o su mente la que ha presenciado el acto. Dos inocencias han llegado alfin y un mundo amargado ha comenzado a existir".
Uno de los temas más reconocibles de Spielberg en "Imperio" es el de la separación de un niño de sus padres. Si bien es un asunto crucial de la novela, resulta interesante que en las películas más importantes de Spielberg esa separación está presente, inclusive en la pérdida del extraterrestre de su nave espacial. Para el director, eso tiene mucho que ver con su propia historia: "Mis padres se separaron cuando yo tenía 14 ó 15 años. Los efectos de la separación son profundos, especialmente para los niños que se dan cuenta de que su rutina se ha roto, queya no hay esa rutina, sin importar cuan difícil haya sido vivirla.
El rompimiento de los padres después de que uno ha cumplido 4 años es extremadamente traumático. Todos los que lo hemos vivido aún sufrimos las repercusiones".
El efecto más importante que la separación de sus padres produjo en Spielberg fue una especie de temor al cambio: "Posiblemente por eso me ha tomado tanto tiempo terminar con mi hábito de agradar a audiencias entre los 6 y los 15 años. Tal vez por eso me he demorado tanto en darme cuenta de que ya no me satisface tanto como antes".
La filmación de "Imperio" fue además, el paso de Spielberg a una narrativa esencialmente interiorista. Para enfrentar el reto, debió violentar su impulso natural de buscar la parte jocosa de las situaciones más críticas. Tal vez por ese esfuerzo, el director quiere regresar, así sea transitoriamente, a su estilo tradicional. Dice que está "en un regreso conciente". Por ello, su siguiente proyecto es la tercera "Indiana Jones", la que debe hacer en parte por un compromiso con George Lucas, y en parte porque sencillamente quiere divertirse. Más tarde, su intención es seguir su camino de películas para grandes. "Estoy tratando de madurar por etapas. No quiero salir a la superficie tan rápido que todo pueda reventarse. Estoy en la tarea de evolucionar suavemente hacia otro tipo de cine". El proceso a lo que podría llamarse "la madurez" de Steven Spielberg está planteado.
Pero, a juzgar por el éxito de taquilla de sus producciones anteriores, las de "su juventud", es posible que la nueva etapa creativa de Spielberg le traiga más satisfacciones, pero menos dinero. Por fortuna para él, parece que ya no le hace falta ganar mucho más.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.