Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/1/1992 12:00:00 AM

LA DECISION DE SUSAN

Susan Sarandom, la protagonista de "Thelma & Louise", detiene su ascendente carrera para tener un hijo a los 47 años.


SUSAN SARANdom no está catalogada precisamente dentro del hall de la fama de Hollywood, no es la más publicitada de las estrellas, ni ha sido nunca un símbolo sexual. Pero cuando su nombre aparece en el reparto de alguna película, la acción está asegurada. Con uno de los temperamentos más volcánicos de Hollywood, la Sarandom estuvo nominada para el Oscar por su interpretación de Thelma en la cinta "Thelma & Louise" que conmovió audiencias, especialmente femeninas, y puso en pantalla como nunca antes las características de su compleja personalidad.
Especialista en papeles de "dura" y ajena a las lentejuelas doradas del mundo del cine, Susan Sarandom sorprendió a sus colegas cuando, muy cerca de coronar su carrera, decidió más bien tener un hijo. Cosa que no tendría mucho de particular, de no ser porque rompe con la corriente hollywoodense -los niños y la carrera son contradictorios- sino porque además tiene la módica suma de 47 años.
La Sarandom no ha sido el prototipo de estrella de cine. Aunque ha compartido reparto con figurones como Robert Redford y Kevin Costner, sus papeles no han sido nunca los de la heroína de final feliz, sino los de fuertes personalidades con alto contenido sicológico y erótico. Hace 20 años empezó su carrera de actriz y ha participado en 17 películas, de las cuales, la primera -"Atlantic City"- le dio una nominación al Oscar, así como la última "Thelma & Louise". En ese punto y según los cánones de Hollywood, debería estar pensando en pasar por el quirófano y en contratar a un buen agente intrigador para echarle mano a papeles que la mantengan en pantalla. Pero ella, por el contrario, está llegando a su noveno mes de embarazo y se decretó un sabático de un año para atender a su tercer hijo, que vendrá al mundo cuando ella no está muy lejos de convertirse en cincuentona.
Es quizás su agitada vida la que la lleva ahora a salirse nuevamente del molde de la corriente. Hija de Queens arrancó de la nada. Se casó después de una cristiana relación de 10 años con el novio de la infancia. Siete años de casada con su marido y con el hippismo. Divorcio amigable y salto permanente a las tablas de Broadway. Negativa a casarse con el padre de su segunda hija -el director italiano Franco Amurri-, y dedicación completa a la pantalla grande. Películas de escándalo como "The Hunter" en las que tiene escenas fuertes con Catherine Deneuve, o "Bull Durham" en la que hace las mismas escenas pero con Kevin Costner. Participación en "Las Brujas de Eastwick" junto a Jack Nicholson y nueva boda con actor poco conocido. Se convierte, entonces, en una especie de Jane Fonda pero de bajo pefil que participa en movimientos por los niños de Nicaragua, y en otros que su gobierno ha considerado un poco menos cándidos como aquel que denuncia al FBI por patrocinar el terrorismo internacional. En la vida real, Susan Sarandom ha mostrado más versatilidad que en la pantalla. Este año, cuando su nombre vuelve a iluminarse cerca del codiciado Oscar, ella resuelve ignorar el súbito regreso a la fama para tener un hijo en una edad casi impensable. Preguntada sobre las conclusiones que a estas alturas puede sacar de su agitada vida, ella responde: "Uno debe protagonizar el drama de la propia vida, usándose a uno mismo como laboratorio...". -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.