Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/11/2015 10:00:00 PM

La discordia entre los chefs Jamie Oliver y Gordon Ramsay

Ramsay y Oliver simbolizan la batalla entre las aproximaciones a la cocina, y el conflicto ha trascendido las ollas para pasar a lo verbal.

El escocés Gordon Ramsay genera terror entre los aprendices del programa de televisión Hell’s Kitchen y en los círculos de la gastronomía es reconocido por la gran calidad de sus restaurantes. Por esto tiene a su haber más de 14 estrellas Michelin y una fortuna estimada en 119 millones de dólares. El inglés Jamie Oliver, por su parte, es un fenómeno de masas que ha llevado sus recetas a millones de hogares en el Reino Unido y en el mundo angloparlante, y ha amasado una fortuna de más de 358 millones de dólares. Ramsay y Oliver simbolizan como pocos la batalla entre las aproximaciones a la cocina, y el conflicto ha trascendido las ollas y los ingredientes para pasar a lo verbal. La pelea tuvo un nuevo round la semana pasada, cuando Ramsay, implacable, criticó a Oliver por aparecer en el lanzamiento de uno de sus propios restaurantes en Hong Kong. Ramsay aprovechó y reforzó su idea de que Oliver era mucho más talentoso en vender y en mercadeo que en cocinar bien. Oliver replicó inmediatamente a las críticas de su colega afirmando que este le tiene una profunda envidia y que “Está demasiado ocupado haciendo que nuestra industria parezca de gritones. Le pagan por eso, por su negatividad”. Así, los dos maestros de la cocina parecen probar que entre gustos hay muchos disgustos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.