Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2008/03/08 00:00

La flor de Ciudad Bolívar

Desde hace casi 10 años Jacqueline Moreno Mendoza se empeñó en que los habitantes de Ciudad Bolívar, uno de los sectores más deprimidos de Bogotá, volvieran a soñar.

Desde hace casi 10 años Jacqueline Moreno Mendoza se empeñó en que los habitantes de Ciudad Bolívar, uno de los sectores más deprimidos de Bogotá, volvieran a soñar. Y por sus logros en ese sentido acaba de ser elegida la Mujer Cafam 2008. Su aventura en las montañas de la capital comenzó cuando, después de graduarse de sicología en la Universidad Nacional, trabajó con el padre Javier de Nicoló en su proyecto para ayudar a los niños de la calle. "Yo me iba al Cartucho y debajo de los puentes a buscarlos, pero lo que en verdad me inquietaba era saber por qué esos pequeñitos dejaban el lugar de donde venían", comenta Jacqueline. Por eso, un día decidió ponerse un pimpón en la nariz y, convertida en payaso, decidió subir a Bella Flor, una comunidad de Ciudad Bolívar marcada por la violencia. Con show de malabares y partidos de fútbol fue cautivando a su población. Después de un año de visitas se le ocurrió una manera para que las personas se enamoraran de su barrio y contribuyeran a sacarlo adelante: el banco del trueque. Este consistía en que Jacqueline dictaba refuerzos escolares y a cambio las mamás de sus alumnos les daban artículos reciclados como lápices y hojas. "Luego creamos un comedor y una guardería. Quienes iban tenían que sembrar en la huerta que hicimos como pago. Acá nada se regala porque hasta el más pobre tiene algo que dar. Por ejemplo, un desplazado puede no tener pertenencias, pero quizá sabe bailar y puede dictar talleres a cambio de un sitio donde dormir", dice acerca de la filosofía con la que creó su fundación Laudes Infantis que, además de Bella Flor, hoy tiene proyectos en San José de los Sauces, y en barrios de Usme. Gracias a su iniciativa, lugares que se caracterizaban por el silencio, la soledad y el miedo tienen una nueva cara, la de la esperanza de saber que hay oportunidades.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.