Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1994/01/17 00:00

La hermana luna

La visita de la esposa del controvertido reverendo Moon pasó inadvertida para los colombianos. Sin embargo, no fueron pocos los personajes que le dieron la bienvenida.

La hermana luna

VINO A DECIR que era la futura madre de Jesucristo, que quería anunciar el amanecer de la Era del Completo Testamento, el comienzo de la victoriosa reconciliación de Caín y Abel, y el final de la Guerra Fría. Y, después de haber sido presentada por el ex canciller Diego Uribe Vargas, Hak Jack Moon, fundadora de la Federación Internacional de Mujeres por la Paz Mundial, se fue lanza en ristre contra el homose- xualismo, la promiscuidad sexual, la infidelidad y la prensa amarilla. A las pocas horas se marchó del país para continuar divulgando su mensaje en el resto del mundo.
Esta señora, aplaudida el lunes pasado por 580 asistentes en el auditorio de la biblioteca Luis Angel Arango -allí se encontraban una representante de la primera dama de la Nación, senadores y ex ministros- era nada menos que la esposa del controvertido reverendo Sun Miyung Moon, un surcoreano millonario que estuvo preso en Estados Unidos por evasión de impuestos y que controla un imperio religioso-periodístico que defiende doctrinas ultraderechistas .
En 1985 Moon se proclamó como el nuevo mesías que terminaría la misión inconclusa de Jesucristo. Con la ayuda de una fortuna que se calcula en unos 5.000 millones de dólares invertidos, entre otros negocios en el Washington Times (800 millones) y en una fábrica de carros en China (250 millones), el mensaje se ha propagado por todo el mundo.
Por cuenta de estos antecedentes, y, según uno de los organizadores, por el miedo a la prensa, la confe- rencia de la señora Moon, el lunes, contó con varios asistentes vergonzantes. Algunos pidieron expresamente que sus nombres no aparecieran en la lista de invitados -dijo Jesús Montenegro, miembro de la Iglesia en Bogotá- por las "distorsiones" de la prensa sobre el movimiento.
Y citó como ejemplo de "tratamiento desobligante" un artículo publicado en El Tiempo en 1986, en el que Da- niel Samper Pizano afirma que el arma de Moon para atraer dirigentes es la "dialéctica de los tiquetes". En el lapso de 10 meses la organización había realizado cuatro confe- rencias internacionales, una de ellas en Madrid, a la cual asistieron, con pasajes pagados, la organizacion, los ex presidentes Julio Cesar Turbay, de Colombia; Luis Herre- ra Campins, de Venezuela; Oswaldo Hurtado, del Ecua- dor, y Walter Guevara, de Bolivia.
"Nosotros nunca pretendemos ganar credibilidad a través de personalidades -explica Montenegro-. Lo que pasa es que el ex presidente colombiano ha seguido con mucha deferencia nuestro movimiento". Amparo Canal de Turbay, esposa del ex presidente, se excusó de asistir al evento por "un fuerte resfriado", según explicó en una carta que dirigió a la señora Moon.
La primera dama, Ana Milena Muñoz de Gaviria, se unió a la lista de invitados con excusa. En una carta a la seño- ra Moon, se lamentó de no poder asistir por motivos ajenos a su voluntad, pero recordó el gran honor que tuvo al partici- par en Tokio hace algunos meses en una recepción organiza- da por el capítulo de la entidad en Japón. Por su parte, el precandidato liberal Ernesto Samper Pizano expresó también su pesar por no haber podido escuchar las palabras de la señora Moon en una carta en la que dice que "todos parecemos coincidir en la importancia de la familia". De suerte que entre los asistentes anónimos, y los que presentaron ex- cusa a la señora Moon, no le faltaron las bienvenidas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.