Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1997/03/03 00:00

LA HIJA DEL DUEÑO

Ana Patricia Botín, heredera de una dinastía española, se ha hecho a un imperio financiero en América Latina y fue el cerebro detrás de la operación del Banco Comercial Antioqueño.

LA HIJA DEL DUEÑO

Augusto López Valencia, presidente de Bavaria, es considerado uno de los mejores negociadores del país. Cuando se sienta a una mesa a discutir un proyecto por lo general es con pesos pesados, y las cifras en juego son de millones de dólares. En la reciente venta del Banco Comercial Antioqueño por parte del Grupo Santo Domingo al Banco Santander de España, López Valencia no pudo ocultar la sorpresa al tener que enfrentarse a su contraparte en la negociación, una atractiva española de 35 años que más que una banquera parecía una modelo. Se trataba de Ana Patricia Botín, hija de Emilio Botín, dueño del Banco Santander y, de acuerdo con la revista Forbes, uno de los hombres más ricos de España. Padre e hija son reconocidos 'trabajadictos', que laboran los fines de semana hasta altas horas de la noche y concentran su atención en los más diminutos detalles de cada proyecto que emprenden. Ambos se visten impecablemente, pero su personalidad difiere en cuanto a que ella es energética, se expresa con mucha rapidez y la fuerza de sus argumentos es casi abrumadora. Su padre por, el contrario, es reflexivo, sereno y medita con detenimiento sobre las consecuencias a largo plazo y las implicaciones globales de sus actos. Según el periódico The New York Times, esta mujer es la punta de lanza de la reconquista española de Latinoamérica en materia bancaria. "Es como un puño de acero en un guante de terciopelo", atinó a decir López Valencia, la cabeza del mayor conglomerado económico del país, al referirse al estilo de negociar de esta madrileña, presidenta a nivel mundial de Santander Investment y vicepresidenta del Banco Santander, el más grande de España. Con la compra de Bancoquia y su fusión con Invercrédito se hizo al control del cuarto banco más grande del país por activos.Ana Patricia Botín fue escogida en 1995 por la revista BusinessWeek entre los 25 mejores ejecutivos del mundo. Economista de Harvard, ingresó a JP Morgan en 1983, una de las principales firmas de banca de inversión en Wall Street. Rápidamente se convirtió en vicepresidenta encargada de la división latinoamericana. Allí fraguó su sueño de apoderarse de la región y diseñó la estrategia que hoy en día tiene a toda la industria española haciendo planes de expansión al Nuevo Mundo. Luego de su estadía en Nueva York volvió a casa en el año de 1988 e inmediatamente se puso en la tarea de convencer a su padre de su estrategia en Latinoamérica. Al fin y al cabo Ana Patricia es la heredera de una dinastía familiar que ha controlado el banco desde su fundación, en 1857. Emilio Botín tiene seis hijos y la menor, Carmen, está casada con el campeón de golf español Severiano Ballesteros. Su esposa, Paloma, es una reconocida pianista y amante del arte. Esto se puede apreciar en la inigualable colección de arte que la familia posee y buena parte de la cual adorna las oficinas centrales del Banco Santander en Madrid. Entre las obras se destaca una invaluable pintura de El Greco, la Sagrada Familia, que está ubicada en la oficina del presidente de la compañía. Ana Patricia está casada con Guillermo Morenés, también un alto ejecutivo del sector bancario español, y siempre ha tenido tiempo para educar a sus tres hijos y administrar su hogar. No obstante, como ejecutiva pasa gran parte de su vida en un avión, en constantes visitas entre Londres y Nueva York y algunas capitales suramericanas.En su propósito de convertir realidad sus sueños de expansión, poco a poco se ha hecho al control de varios de los más importantes bancos de Latinoamérica, como el Banco Mexicano, Grupo Financiero InverMéxico, el Banco de Venezuela, el Banco Osorno & La Unión (el más grande de Chile) y el Banco Comercial Antioqueño de Colombia. También realiza operaciones comerciales y de banca de inversión en Brasil, Argentina, Uruguay y Perú. Su estrategia ha sido tan exitosa que la competencia no ha tenido otro remedio que imitarla. El Banco Bilbao Vizcaya S.A., el segundo más grande de España, hoy le sigue los pasos.Quienes tuvieron la oportunidad de conocerla y negociar con ella y su equipo en Colombia durante la transacción de la compra del Banco Comercial Antioqueño admiran su visión y su capacidad de escuchar con atención. "Su mirada es penetrante, pero se deja hablar", comentó a Semana un alto ejecutivo del Grupo Santo Domingo. Esta versión contemporánea de la reina Isabel de Castilla controla hoy un imperio financiero capaz de competir de tú a tú con gigantes de Wall Street como Merryl Lynch, JP Morgan y Salomon Brothers. Prueba de ello es que Santander Investment es la única firma de banca de inversión española autorizada para trabajar en Estados Unidos. Su estrategia se basa en la compra de entidades sólidas en cada país de la región. Gracias al manejo del idioma y a los vínculos históricos y culturales con América hispana, pretende superar en servicio a los colosos, otorgando a sus clientes la visión de los grandes mercados mundiales con la visión local. "Ofrecemos a los clientes perspectivas globales y locales de inversión, o sea una alternativa bancaria universal", dijo Mickey Managon, ejecutivo de Santander Investment en Nueva York.De haber tenido a Ana Patricia Botín como virreina en lugar del virrey Sámano durante la independencia, otra sería la historia nacional. Con ella a la cabeza, la madre patria parece empeñada en saldar las cuentas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.