Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/1/2003 12:00:00 AM

La jefa de Fox

Tres nuevos libros sobre la primera dama de México causan escándalo con sus revelaciones.

Cuando el 2 de julio de 2001 el presidente de México, Vicente Fox, decidió sorpresivamente casarse por lo civil con Marta Sahagún, vocera oficial de la presidencia, sus compatriotas pensaron que se trataba del final de una novela rosa al mejor estilo de las que abundan en los televisores de ese país. Después de todo muchos no se resignaban a ver a Fox, prototipo del macho mexicano, sin una mujer a su lado. Pero el cuento de hadas parece haber terminado por cuenta de un libro de reciente aparición, La Jefa, vida pública y privada de Marta Sahagún de Fox, escrito por la controvertida periodista argentina Olga Wornat.

Wornat, la equivalente latinoamericana de Kitty Kelley, la biógrafa por excelencia de la crema y nata de la política y la farándula estadounidense, ha logrado con su libro poner sobre el tapete un tema que en muchos sectores mexicanos se comentaba en voz baja: la insaciable sed de poder de la primera dama y su aparentemente excesiva influencia en las decisiones del presidente Fox. Y es que el libro hace un retrato descarnado de una mujer que no descansó hasta lograr que su jefe le propusiera matrimonio y que hizo del evento la comidilla de la prensa del corazón mexicana. "Marta Sahagún Jiménez, o Marta de Fox, ama desesperadamente los reflectores, los micrófonos y el protagonismo, y aquel 2 de julio de 2001 tuvo conciencia de que la fotografía de su boda con Vicente Fox le daría la vuelta al mundo. Por eso, previsora, la noche anterior pidió una cámara a la oficina del centro de producción y programas especiales de la presidencia para retratar el famoso beso en la boca que luego fue a los canales de televisión y a los medios gráficos", relata Wornat.

Pero eso no es todo. El libro también la muestra como una mujer que se debate entre la anorexia y la bulimia, "tan disciplinada, obsesiva y dura que no se permite subir 100 gramos". Además, según Wornat, Marta es adepta a los libros de autoayuda, a los de Deepak Chopra y a la brujería y todas sus decisiones están influidas por alguna de estas teorías. El libro llega incluso a sugerir que Marta tiene algo qué ver con los conocidos episodios depresivos del presidente. Para Wornat la explicación puede encontrarse en "el toloache, una hierba milenaria que, según relatos, se utiliza cuando una mujer quiere enamorar a un hombre, y que, cuentan, utilizada en exceso produce somnolencia, aislamiento, confusión".

Los mexicanos están perplejos y fascinados por las revelaciones del libro. Menos de una semana después de salir al mercado 50.000 de los 70.000 ejemplares de la primera impresión volaron de las librerías. Los medios de comunicación no dejan de debatir sobre la conveniencia o no de escarbar en la vida privada de la primera dama aunque, por supuesto, sin dejar de comentar los escandalosos detalles del mismo.

Pero el tema de la primera dama está lejos de agotarse. La prueba es que otros dos libros, Dulce asalto al poder, de Amparo Espinosa, y Marta, el destino de una mujer enamorada? del poder, de Rafael Loret de Mola, acaban de llegar a las librerías a animar el debate con revelaciones tan escandalosas que prometen no dejar piedra sobre piedra.

Por ahora, tanto Marta como Fox se han limitado a pedir respeto por la vida privada de la familia presidencial y a negar que Sahagún tenga aspiraciones presidenciales para 2006. Pero el daño ya está hecho y ya no parece posible que los mexicanos vean sin recelo a quien hasta ahora era sólo la esposa del jefe.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.