Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/1998 12:00:00 AM

LA MUJER DEL METRO

Como gerente del proyecto, María Cecilia Otoya está dispuesta a jugársela toda para materializar el sueño del metro de Cali.

Desde cuando el ex alcalde Mauricio Guzmán lanzó durante su administración la idea de construir un metro para la capital del Valle del Cauca los caleños no han hecho otra cosa que soñar.Con la misma motivación el actual alcalde, Ricardo Cobo, quiere convertir definitivamente ese sueño en realidad. Si todo sale bien y el Concejo aprueba una serie de requisitos fiscales, sobre todo los que tienen que ver con la sobretasa a la gasolina, exigidos por el gobierno nacional para garantizar que el municipio pueda cumplir con su parte en la financiación, antes del 30 de abril podría encenderse la luz verde para un proyecto que no sólo busca solucionar los problemas de transporte de la capital vallecaucana. También colaborar en la reactivación económica de una ciudad que sufre del más bajo crecimiento en los últimos cinco años y la mayor tasa de desempleo en los últimos 20.
A la cabeza de esta iniciativa se encuentra una mujer emprendedora y dinámica, con una confianza enorme en que el tren metropolitano será una realidad. Se trata de María Cecilia Otoya, designada en febrero pasado como gerente general de Masitrans, empresa encargada del proyecto de construcción del metro. Graduada de economista de la Universidad de los Andes, con un master en administración de empresas y otro en mercadeo industrial en Chicago, esta caleña de 35 años se ha convertido en la mano derecha del alcalde luego de haber cumplido una maratónica carrera en el sector privado, en el cual adquirió la experiencia necesaria antes de asumir el que es sin duda el mayor desafío de su vida.
A un costo que oscila entre los 550 y los 740 millones de dólares, de los cuales el 70 por ciento será financiado por el gobierno y el 30 por ciento por el municipio, el proyecto inicial consta de dos líneas que recorrerían la ciudad de norte a sur y de centro a oriente sobre un total de 18,8 kilómetros y con una capacidad para transportar un promedio de 180.000 pasajeros al día. Para evitar los errores del metro de Medellín, que llevaron al municipio y a la Nación a asumir los escandalosos sobrecostos de su construcción, la idea caleña es adoptar un sistema de concesión mediante el cual se pagaría un precio fijo a la firma ganadora de la licitación, trasladándole los riesgos al sector privado. "De esta manera, dice María Cecilia, quedaría garantizado el manejo eficiente de los recursos".
Sin embargo, ahora que las finanzas públicas no son las mejores y la tendencia apunta más a recortar los gastos, el mayor obstáculo para el metro será que el gobierno se sostenga en su oferta de financiación. De ser así, lo más probable es que los caleños estrenen el milenio sobre rieles.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.