Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1999/01/04 00:00

LA OTRA CARA DE LA TELEVISION

Con una programación innovadora Cenpro ha demostrado que es posible hacer televisión comercial con calidad.

LA OTRA CARA DE LA TELEVISION

Hace 28 años muchos creían que Cenpro Televisión, la pequeña programadora que tuvo sus orígenes en el centro de producción audiovisual de la Universidad Javeriana, estaba destinada a realizar la Santa Misa y si acaso uno que otro programa doctrinal. Por aquellas casualidades de la vida este presagio no se hizo realidad y aquellas personas que no daban un peso por Cenpro han tenido que tragarse sus palabras mientras observan atónitos la 'ascensión' de la modesta programadora a los cielos del rating.
Desde el primigenio éxito de Décimo grado, en la década de los 80, la empresa ha ido escalando posiciones hasta convertirse en una de las programadoras más exitosas de la televisión colombiana, con un portafolio de trabajos que, a pesar de no ser voluminoso, deja boquiabierta a la competencia.
Lo anterior obedece a que sus obras no se limitan a narrar historias de amor y dolor sino que muestran sutilmente las diferentes caras de la realidad nacional, bien sea desde el punto de vista de un niño, como sucedió en De pies a cabeza, o desde la óptica de una mujer engañada, como es el caso de Perro amor. "Nuestro interés es crear un espacio de discusión en la familia y la sociedad. La realidad no se puede ocultar y por eso es necesario encontrar un lenguaje que permita abordar los diferentes problemas que nos aquejan", señala Rocío Fernández, gerente general de Cenpro.
Esta búsqueda no habría sido posible sin la colaboración de Juana Uribe. A lo largo de los siete años que estuvo vinculada a la empresa Juana tomó como suya esa lucha y se encargó de enseñarle a un grupo de jóvenes directores y escritores que la televisión era mucho más que lo que se veía en la pantalla. Sobre todo en el terreno argumental, en el que existía un enorme vacío generado en gran parte por las series de baja calidad que se sentían legitimadas por el simple hecho de salir al aire. Ellos mismos habían experimentado el fenómeno con El oasis, una telenovela cuyo único atractivo había sido la aparición de Shakira como actriz.
Sin embargo ese deseo por encontrar en la pantalla chica lo que siempre se quiso ver y nunca se vio encendió las mentes de estos inquietos jóvenes que, impulsados por sus mecenas, dejaron volar la imaginación. La capacidad de convertir en ficción hechos reales y rescatar determinados momentos históricos se materializó en series como Tiempos difíciles y Cartas de amor, en los que quedó demostrado que siempre hay algo nuevo, o por lo menos diferente, que decir, y en humorísticos como El siguiente programa y Los reencauchados, que reflejan la imagen irreverente y humorística del colombiano frente a la realidad. "Nosotros no hacemos historias por encargo. Por irse a lo seguro es muy fácil caer en repeticiones y lo que nosotros queremos hacer es innovar", sostiene el libretista Andrés Salgado.
Para críticos como Omar Rincón es precisamente en ese arrojo a la hora de abordar la cotidianidad y en ese interés por romper los esquemas en donde se esconde el secreto de su éxito. "Tienen identidad y coherencia, lo cual no es muy frecuente en nuestro medio. A través de historias locales han logrado tocar problemas universales", añade.Justo cuando se creía que los canales privados no sólo iban a absorber buena parte de la sintonía sino que sus jugosos presupuestos terminarían por acabar con las programadoras pequeñas, Cenpro ha demostrado que la competencia, aunque dura, no es imposible; y que la creatividad, más allá de los soportes económicos, todavía sigue mandando en la pantalla chica.

Perromanía
Una de las grandes sorpresas de la pasada licitación de televisión fue la adjudicación de una telenovela a Cenpro. Si bien la programadora se había granjeado un nombre y era reconocida por la calidad de sus seriados, para nadie era un secreto que el género de novela le era prácticamente desconocido. Sin embargo el equipo creativo decidió meterse de lleno al proyecto y con la asesoría de dos libretistas venezolanos creó Perro amor, una producción que dejó de ser una simple novela para convertirse en un fenómeno televisivo de proporciones similares a las de Café.
Perro amor no sólo barrió en la última entrega de los premios Simón Bolívar, al llevarse nueve galardones, sino que ha mantenido un rating promedio de 34,4 puntos, cifra considerable si se tiene en cuenta que a las 10 de la noche son pocas las personas interesadas en ver este tipo de programas. Contrario a lo que ocurre con otras novelas, la audiencia de Perro amor está compuesta en su mayoría por hombres que declaran abiertamente sentirse identificados con la temática que se plantea en la pantalla.
Pero el éxito no se limita al territorio nacional. La fresca y original historia de Antonio Brando y Sofía Santana ha cautivado a televidentes de 17 países que siguen paso a paso las alegrías y desgracias de esta singular pareja. Prueba de esta aceptación fue el premio español Midia, el cual la catalogó como la mejor novela iberoamericana. La fiebre que ha logrado generar es tan alucinante que hace un mes una programadora venezolana trajo a Colombia a una jovencita cuyo sueño era conocer en persona al 'perro Brando'.
Como es apenas lógico, la demanda ha convertido a la novela en una danza de los millones de la que, sin lugar a dudas, Cenpro ha sido la gran beneficiada. Pautar un minuto en este programa cuesta aproximadamente cinco millones de pesos y por cada producto que se venda con el logo la programadora recibe un 20 por ciento en regalías. Además de la banda sonora, la cual ya tiene disco de oro por ventas superiores a las 30.000 copias, próximamente saldrán al mercado galletas, llaveros, camisetas y ropa interior. A pesar de este repentino éxito comercial Cenpro asegura que está cuidando su imagen pues, como dice Diego Tamayo, director de publicidad, "no nos vamos a perratear".

Ligas mayores
Gracias a la calidad de sus producciones Cenpro Televisión ha recibido un total de 55 premios nacionales y extranjeros que la acreditan como una de las mejores programadoras del momento.
20 Premios Simón Bolívar
11 Premios T.V. y Novelas
10 Premios India Catalina
7 Premios ACPE
2 Premios Concurso Iberoamericano de la TV
1 Premio Bienestar Familiar Carlos Lleras Restrepo
1 Premio Revista Shock
1 Premio Imserso (España)
1 Premio Mención Jeunesse (Francia)
1 Premio Midia (España)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.