Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1989/03/20 00:00

La pareja más inteligente del mundo

El inventor del corazón artificial y la mujer con el más alto coeficiente intelectual, viven un apasionado romance.

La pareja más inteligente del mundo

Son, sencillamente, un par de genios. Es más, en una ciudad donde hay tanto cerebro y tanto loco como Nueva York, han sido calificados como la pareja más inteligente de la capital del mundo lo cual, por extrapolación, los convierte en el matrimonio más inteligente del planeta. Se trata de Robert Jarvik, el inventor del corazón artificial, y de Marilyn vos Savant, su mujer, una escritora que figura en el libro de Guinnes de los récords mundiales, como la persona con el coeficiente intelectual más alto jamás registrado.
Semejante par vive desde hace dos años un apasionado romance, que demuestra que los genios también tienen su corazoncito. Su nidito de amor está en un enorme edificio frente a la Universidad de Fordham, cerca del Lincoln Center, en pleno corazón de Manhattan. Allí Jarvik está desarrollando un nuevo modelo de corazón mecánico, el Jarvik 2000, y busca centros médicos interesados en patrocinar su programa de investigación. Por su parte, Marilyn escribe una columna para la revista Parade y trabaja en su libro, Brain Building, al tiempo que planea una nueva conferencia sobre el tema de solución de problemas y reescribe viejos manuscritos suyos, previos a su matrimonio.
Cupido dio en el blanco en 1987, cuando ambos estaban llegando a los 40. Jarvik, quien se había casado muy joven y estaba inaugurando divorcio, leyó un artículo acerca de vos Savant que le llamó tanto la atención que lo llevó a buscarla. En esa época, ella decía que no estaba interesada en casarse de nuevo -para entonces ajustaba dos matrimonios de 10 años cada uno- pero se fue a la biblioteca y encontró una fotografía de Jarvik con su pinta a lo Warren Beatty.
Hablaron por teléfono y él quedó flechado de una. Poco después se conocieron en Los Angeles y cinco días después de su primer encuentro, él le propuso matrimonio. El padrino del novio fue Tom Gaidosh, el séptimo paciente que recibió un trasplante con el Jarvik 7, el corazón mecánico que hizo famoso al médico.Gaidosh fue el encargado de hacer el brindis en una boda muy formal, cuya recepción tuvo lugar en el famoso hotel Plaza de Nueva York, a la cual siguió una luna de miel de seis semanas.
LAS NEURONAS DE MARILYN
El tercer matrimonio de Marilyn cambió radicalmente su vida. Según la revista New York -que les dedicó recientemente una carátula-, si no hubiera sido por Jarvik, ella podría haberse vuelto una solitaria neurótica que se habría ido a vivir a Europa, en donde "moviéndose entre café y café con un manuscrito en la mano, buscaría la pureza intelectual y la no alienación".
Ese destino habría sido difícil de prever en 1950. Durante sus primeros 20 años, Marilyn vivió en un barrio de clase media baja en Saint Louis, Missouri. Su padre, un inmigrante alemán casi ciego, vivía asustado con las facultades de su hija. Su madre trabajaba en el bar que funcionaba en el piso de abajo de su edificio y tenía que llegar tarde a su casa. "Yo creo que se podría llamar un vecindario de clase baja-baja. No hay nada más bajo que ese barrio en el centro de Saint Louis". A pesar de esto, Marilyn Mach -su apellido paterno que resolvió cambiar por el vos Savant de la madre- dío pruebas de su mente prodigiosa. A los siete años y siete meses alcanzó 127 puntos, el máximo posible, en un test de inteligencia. Cuando tuvo 10 años, se le aplicó el Stanford Binet, la prueba más usada para medir el cuociente intelectual, en la cual obtuvo 167, mientras que una persona normal alcanza alrededor de 110 puntos. Teniendo en cuenta la edad de la pequeña y algunas preguntas adicionales que contestó -su edad mental era de 22 años, 10 meses- se llegó a la conclusión de que tenía un cuociente intelectual de 228 el más alto registrado desde que comenzó a aplicarse la prueba. Para dar una idea de lo eso significa, los estudiosos sostienen que esa cifra es equivalente a la que hubiera logrado probablemente Leonardo da Vinci.
Curiosamente, Marilyn no fue una alumna particularmente destacada. Cuando todavía estaba en el colegio, se casó con un hombre mucho mayor que ella, sobre quien prefiere no hablar. Su madre y su abuela se habían casado también a los 16 años, razón por la cual su matrimonio tan joven resultaba normal. A los 26 años se separó y de ese matrimonio le quedaron dos hijos. Volvió a casarse y volvió a separarse, pero es poco lo que se sabe de su vida privada.
Se convirtió en una autodidacta y adoptó una formación filosófica que le sirvió para escribir en varias publicaciones. Escribió el Omni IQ QuizContest, considerado un test de alto turmequé.
Pero las "gracias" de vos Savant no radican en lo que algunos piensan que es ser inteligente: memoria fotográfica, habilidad para recordar estadísticas, facilidad para hacer largos cálculos mentales... En cambio, es excelente para hacer análisis sinópticos, tomar decisiones, resolver problemas y pensar críticamente. Dice que en muchos campos es más "Un director de orquesta que un violinista".
EL PALPITAR DE JAVIK
Jarvik, por su parte, tuvo una niñez más solvente. Su padre era un médico general de Stamford, Connecticut, quien, además, practicaba la cirugía. Jarvik fue un inventor-niño, quien recibió cinco patentes y diseñó una grapadora quirúrgica cuando tenía sólo 17 años.
No obstante, cuando pensó en estudiar medicina no le fue nada bien en los exámenes y se decidió por la arquitectura, carrera que dejó finalmente para seguir su vocación definitiva y en la cual ha logrado sus mayores éxitos: la medicina.
Su fama se difundió a los 37 años, cuando en un hospital de Utah le implantó un corazón mecánico a Barney Clark, un paciente condenado a morir. El Jarvik 7 pasó a la historia como el primer intento de corazón artificial medianamente exitoso. A pesar del buen comienzo, lo cierto es que los años siguientes no fueron tan buenos para Jarvik. Su compañía, Symbion, fue vendida y él fue despedido. El modelo de corazón que había diseñado probó ser menos eficiente de lo que había planeado, aunque todavía es usado en pacientes que esperan trasplantes de corazones humanos.
La experiencia de ese relativo fracaso y su relación con Marilyn lo convencieron de seguir adelante con su nuevo proyecto, el Jarvik 2000, que consiste en una bomba diseñada para ser implantada dentro de un corazón humano. Consta de una sola parte móvil y no posee válvulas. No intenta ser un puente en el trasplante de un corazón humano, sino que supuestamente debe permanecer en su lugar durante el resto de vida del paciente.
El diseño de este nuevo dispositivo cuenta con la ayuda de Marilyn vos Savant, quien, según Jarvik, ha sido definitiva en su trabajo. Es otra de las razones por lo cual esta pareja de genios sigue tan unida como desde el primer día en que se conocieron, demostrando que, en cuestión de amor ni Robert Jarvik ni Marilyn vos Savant tienen necesidad de corazón mecánico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.