Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1994/09/05 00:00

Y LA PRINCESA DIJO SI

El mundo todavía se pregunta qué hay detrás de la boda de Michael Jackson y Lisa Marie Presley.

Y LA PRINCESA DIJO SI

ELVIS PRESLEY SE debió estremecer en su tumba con el reciente matrimonio de su hija Lisa Marie con el 'rey del pop', Michael Jackson. Y no sólo Elvis. Que la única heredera del rey terminara unida a un cantante andrógino, acusado de corrupción de menores, fue algo que nadie llegó a imaginar. Sonaba tan inverosímil que cuando el Diario Listín, de Santo Domingo, publicó el 11 de julio la noticia de la boda, muy pocos la creyeron. Por eso le dio la vuelta al mundo como una excéntrica invención de un juez dominicano, quien aseguraba que hasta su casa, en La Vega, una pequeña población de República Dominicana, había llegado la pareja a contraer matrimonio en secreto.

El cuento era tan increíble, que ni la publicación de la supuesta acta de matrimonio, ni las declaraciones del famoso grafólogo Charles Hamilton sobre la autenticidad de las firmas del documento, lograron convencer al mundo que esa unión se había realizado. Pero si a nadie le cabía en la cabeza que Jackson estuviera enamorado de Lisa Marie, menos aún podían imaginar que la linda heredera llegara a aceptarle una propuesta de matrimonio.

Unas fotografías de la pareja en Disneyword -acompañada por los dos pequeños hijos de Lisa Marie- fue el primer testimonio de la existencia de una relación que nadie nunca imaginó posible. El primero de agosto, finalmente, los incrédulos tuvieron que aceptarlo. Lisa Marie apareció en una rueda de prensa para afirmar: "Estoy casada con Michael Jackson. Nuestro matrimonio se llevó a cabo en una ceremonia privada fuera de Estados Unidos hace 11 semanas".

Aun después de la confesión, cuesta creerlo. Por eso desde hace dos semanas, cuando el millonario Donald Trump dijo que la pareja estaba hospedada en un elegante apartamento de su torre en Nueva York, miles de curiosos acuden diariamente para comprobarlo con sus propios ojos. La semana anterior algunos pudieron ver a Michael Jackson salir de paseo con los hijos de Lisa Marie, Benjamín, de un año, y Danielle, de cinco. En la rueda de prensa, Lisa Marie también afirmó: "Estoy muy enamorada de Michael y voy a dedicarme a ser su esposa. Lo comprendo y lo apoyo. Los dos estamos deseando formar una familia y vivir una vida feliz y saludable".

MOTIVOS

A pesar de las declaraciones, son varias las teorías que se tejen en torno del motivo de esta unión. Para algunos, se trata simplemente de un bien montado ardid publicitario, que busca mejorar la imagen del cantante luego del escándalo ocurrido por las acusaciones sobre abuso sexual a un menor de edad. No faltan quienes afirman que lo que unió a la hija de Presley con Jackson fue la fe. Ambos, pero más ella que él, son fervientes seguidores de una secta religiosa que los llevó a buscar una fórmula para lograr la felicidad juntos. Otros sostienen que más que amor lo que existe es un multimillonario negocio: el 'rey del pop' logró con la boda acceder al reino de Elvis.

Cualquiera que sea la razón, lo cierto es que el resultado de este matrimonio significa la unión de multimillonarios derechos musicales. Y no se trata tan sólo de sumar las dos fortunas. La de Lisa Marie -única heredera de su padre- asciende a 100 millones de dólares. Se estima que obtiene ganancias anuales por 20 millones de dólares por los derechos de las canciones, los afiches y las películas de Elvis más las entradas que pagan miles de personas para visitar la mansiòn de Graceland.

Jackson, por su parte, tiene una fortuna personal estimada en 150 millones de dólares. El año pasado obtuvo 42 millones de dólares en contratos de presentaciones y publicidad. Pero la clave de todo el asunto -dicen- gira en torno de que con la boda Jackson podría obtener sin ningún costo los derechos de la música y las canciones de Elvis Presley. Con ello completaría la valiosa lista de temas de los Beatles, que adquirió hace unos años y que le representa ganancias anuales por 15 millones de dólares.

Mitchel Flink, periodista de la revista People y del canal CNN sostiene: "Esta jugada tiene mucho valor para Michael en el campo profesiona. Estoy seguro de que quiere comprar todos los derechos de las canciones de Elvis, para controlar toda la música de los Beatles y del 'rey'. Además, nada raro tendría que Michael se convirtiera en el productor del primer trabajo discográfico de Lisa, quien pretende convertirse también en cantante"

Ahora que toda la verdad ha sido revelada, se sabe igualmente el comienzo de una historia de amor que para muchos aún resulta extraña. Lisa Marie Presley y Michael Jackson se conocieron en noviembre de 1992 en la casa de un amigo común en Los Angeles. "Desde ese momento Lisa y Michael se volvieron buenos amigos. Pero no había nada más -dice un amigo de ella-. No sé en qué momento se convirtió en una relación amorosa".

Otras fuentes afirman que desde hace seis meses Lisa Marie visitaba con frecuencia al cantante y que fue un gran apoyo para él en medio del escándalo reciente. Por su parte, Donald Trump contó recientemente que a principios de este año mientras cenaba con Jackson, éste dijo: "¿Sabes qué? Estoy enamorado de una mujer maravillosa. Su nombre es Lisa". Algunas semanas después, Trump invitó al cantante a pasar un fin de semana en su mansión en Florida. Jackson, antes de aceptar, le preguntó si podía ir acompañado de su novia. Trump aceptó. Jackson llegó con Lisa y sus dos pequeños hijos. Dos meses más tarde ella anunciaba el divorcio de su primer esposo, el guitarrista Danny Keough.

El resto ya se sabe. Pero muchos no se convencieron sino el viernes pasado cuando finalmente vieron, en los noticieros de televisión, a la pareja descender del avión que los condujo a Budapest, donde Jackson estará unas semanas, para grabar su nuevo video. Ahora son los admiradores de Elvis Presley los que se estremecen al pensar que Michael Jackson será el padre de los nietos del 'rey'.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.