Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/08/21 00:00

La protesta pacífica de Darya Safaia

Exiliada en Bélgica, la iraní no desaprovechó la cita olímpica para asistir a los juegos de su selección y extender cartel que dice “Dejen a las mujeres Iranís entrar a sus estadios”.

Darya Safai.

En 1999, la iraní Darya Safai, una estudiante de medicina casada con uno de los organizadores de las masivas marchas estudiantiles que sacudieron el país, cayó en manos de las autoridades. Pasó 25 días tras las rejas y apenas salió se fugó con su marido a Bélgica, donde vive exiliada desde entonces. Safai no desaprovechó la cita olímpica para dar notoriedad a sus causas humanitarias. Viajó a Brasil y en los partidos de basquetbol o voleibol que jugó la selección iraní extendió un cartel que decía “Dejen a las mujeres iraníes entrar a sus estadios”. Darya despliega sus pancartas desde 2014 en los eventos en los que participan sus coterráneos, y ha sufrido para explicarle a la organización que más que un cartel de tintes políticos es una apología a los derechos humanos y a la paz. “Apartar a una mujer de los estadios es apartarla de la sociedad”, aseguró. El sábado pasado la seguridad de los juegos en Río le pidió retirarse, y ella en lágrimas, les explicó la razón de su cartel.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.