Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2003 12:00:00 AM

La reina Midas

Shakira vuelve a Colombia para mostrar en Barranquilla y Bogotá su nueva faceta de diva del 'pop' mundial.

Shakira le pasa lo que dice su canción Whenever, wherever: cuando quiera y donde quiera ella suena y se impone. Hasta en un recóndito pueblo de Nueva Zelanda, como lo comprobó José Tillán, vicepresidente de música y talento del canal MTV Latin America, quien oyó a un panadero tararear esa canción. "Estoy en el medio de la nada y aquí está Shakira", pensó, y supo que no se había equivocado cuando en 1999 la invitó a grabar el Unplugged de MTV, un espacio reservado no sólo a quienes venden como arroz (jamás se verá un Unplugged de las Spice Girls) sino que también han hecho un aporte al desarrollo de la música, como Eric Clapton , Elton John o Nirvana.

No hay duda: Shakira hace rato es una estrella internacional. "Es una diva. No puede decirse otra cosa de una persona que ha estado en escenarios con más de 20.000 personas en Estados Unidos", explica Tillán. "Aunque la cifra de espectadores no parezca tan impresionante en Colombia, en Estados Unidos la cosa es diferente, especialmente para los latinos. Hay más competencia y todos los fines de semana hay un concierto", asegura Leila Cobo, editora de música latina de la revista Billboard. Y más aún: Shakira ha vendido en todo el mundo más de 11 millones de copias de su álbum Laundry Service (Servicio de lavandería), que se convirtió el año pasado en el más vendido del catálogo de Sony Music, por encima de otras estrellas del sello como Bruce Springsteen, Dixie Chicks y Celine Dion. Por ello ha obtenido más de 100 discos de platino: seis en India, cinco en Australia, Canadá, España y Venezuela, cuatro en Egipto, Suiza y Colombia y tres en Estados Unidos. En pocas palabras, Shakira conquistó el mundo. No es fervor provinciano. Es la realidad que dictan las cifras.

Para tomarse por asalto los cinco continentes tuvo que recorrer un camino que, aunque para sus 26 años podría parecer corto, le implicó grandes esfuerzos. Sus primeros trabajos fueron Magia (1991) y Peligro (1993), dos álbumes que pasaron sin pena ni gloria. Tanto es así que de sus inicios muchos recuerdan más su papel protagónico en 1993 en la telenovela El oasis y un premio poco memorable a la mejor cola de Colombia que le otorgó la revista TV y Novelas en 1994. Su verdadero talento apareció en Pies descalzos (1995), que la dio a conocer en América Latina y del que se vendieron más de tres millones y medio de copias. A partir de ese momento empezó a llamar la atención del productor Emilio Estefan, quien participó en el cuarto álbum ¿Dónde están los ladrones? (1998), producción que la consagró como una estrella del pop en español.

Pero fue con la grabación del Unplugged que se empezó a vislumbrar la posibilidad de que entrara a las grandes ligas: el mercado 'anglo'. "Sin duda el desconectado podía ser una especie de plataforma para un cross over", asegura Tillán. Por eso, cuando en 2001 se convirtió en la primera colombiana en obtener un premio Grammy al Mejor álbum pop latino por su MTV unplugged, muchos pensaron que tenía el éxito asegurado, más cuando el mismo año se lanzaría al mercado su disco en inglés. Sin embargo, aunque Laundry Service era su carta de presentación, había muchos obstáculos. El principal: competir con otros cantantes latinos que se habían formado en el ámbito angloparlante, como Enrique Iglesias y Ricky Martin, y por ello le llevaban ventaja.

Shakira les calló la boca a quienes le auguraban un sonoro fracaso por atreverse a tanto. Un día después de haber salido al mercado se vendieron 50.000 copias en Estados Unidos y en una semana ocupó el tercer lugar en ventas. Su música no era para adolescentes. Sus iguales no eran Chayanne o MDO sino Celine Dion y Macy Gray. A menos de cinco meses del lanzamiento el álbum ya ocupaba el primer lugar en radio y ventas en más de 35 países, superando incluso a Madonna. El fenómeno Shakira había comenzado. Desde entonces las revistas especializadas con la artista en sus portadas se volvieron el pan de cada día, así como las invitaciones a programas de gran audiencia en Norteamérica como el Show de David Letterman. Como si fuera poco, fue escogida para ser la imagen internacional de marcas como Reebok y Pepsi.

Es cierto, grabó en inglés y ese fue el principal impulso. "Se pueden contar con los dedos de la mano los latinos que lo han hecho: Ricky Martin, Marc Anthony, Enrique Iglesias, Paulina Rubio, Luis Fonsi y Shakira", explica Cobo. Pero para dar el paso hace falta un fuerte respaldo del sello discográfico en Estados Unidos. Shakira contó con el de Epic Records, filial de Sony.También fue indispensable el trabajo de su manager, Fredy Demann, quien impulsó las carreras de Michael Jackson y Madonna. Y un ingrediente más: "Shakira ganó credibilidad ante el público. Canta, escribe, produce, no es una simple artista puesta encima del escenario", dice Cobo.

Shakira acapara la atención del público adolescente fanático de Britney Spears y al mismo tiempo cautiva a los abuelos que asisten de esmoquin y vestido largo al Festival de San Remo en Italia. Y la cuestión no es sólo heterogénea en edades sino en culturas. Prueba de ello son las cerca de 900.000 personas que han presenciado los conciertos del Tour de la Mangosta, que va en la mitad de su gira. Al finalizarla se habrá presentado en más de 30 países y 50 ciudades, entre ellas Dubai, El Cairo, Estambul y Beirut, donde no tendrá que cantar en turco o en árabe para ser la reina de la escena.

La crítica de los países que ha visitado ha sido desde moderada (Los Angeles Times comentó que "su cambiante imagen y la escenografía vistosa interfieren con su faceta artística") hasta desbordada ("Se le rinde hasta el Sol", tituló el diario Reforma al referirse a la presentación en el Foro Sol de Ciudad de México). En todo caso, sin importar el escenario, durante casi dos horas de concierto, que empiezan cuando sale de la cabeza de una gigantesca cobra y que terminan cuando canta Suerte con un candelabro en la cabeza, Shakira se comporta como lo que es: una diva. Una diosa coronada.

Visite la página oficial de Shakira
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.