Lunes, 23 de enero de 2017

| 2007/02/03 00:00

La ropa sucia...

Verónica Lario parece haber olvidado que 'la ropa sucia se lava en casa'. La ex primera dama italiana entró en santa ira e indignación cuando vio a su esposo, Silvio Berlusconi, piropeando a un par de mujeres muy hermosas y jóvenes, por televisión.

Verónica Lario parece haber olvidado que 'la ropa sucia se lava en casa'. La ex primera dama italiana entró en santa ira e indignación cuando vio a su esposo, Silvio Berlusconi, piropeando a un par de mujeres muy hermosas y jóvenes, por televisión. El magnate de 70 años le dijo a una de las modelos que la acompañaría a donde ella quisiera, y a la otra, que si fuera soltero, se casaría con ella de inmediato. Enfurecida, Verónica le exigió una disculpa pública a su marido con una carta que apareció en la primera página del diario La Repubblica. Il cavaliere contestó inmediatamente en todos los medios del país. En su texto, Berlusconi dice: "Por favor perdóname, te lo ruego. Toma esta muestra pública de ceder mi orgullo ante tu furia como un acto de amor. Uno de muchos". También aseguró que sus halagos hacia las jóvenes mujeres fueron "ocurrencias dichas sin pensar, palabras galantes y frivolidades de un momento". Pero no todos los italianos aprobaron el intercambio público de pasiones. Mientras algunos grupos a favor de los derechos de la mujer dijeron que Verónica había tenido un gesto valiente contra el machismo extremo que impera en Italia, la mayoría aseguró que discusiones como estas pertenecen al ámbito privado de cada pareja.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.