Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/1993 12:00:00 AM

La segunda Mrs. Kennedy

La actriz Daryl Hannah está a punto de entrar como señora Kennedy a la galería de la familia más famosa de Estados Unidos.

EN 1953 EL MEJOR partido de Estados Unidos se llamaba John Fitzgerald Kennedy, un soñador soltero inteligente, buen mozo e hijo de una de las familias más ricas de ese país. Su matrimonio con Jacqueline Bouvier fue el evento social de aquel año. Ella era una hermosa periodista perteneciente a una buena familia venida a menos. El, a pesar de su éxito, todavía era considerado como un nuevo rico por la reputación de su padre, Joseph Kennedy, quien había hecho fortuna traficando licor durante la era de la prohibición. Esta unión del dinero de los Kennedy y el apellido de los Bouvier puso a correr mucha tinta. Así fue como Jacqueline se convirtió en la señora Kennedy.
Ahora todo parece indicar que va a haber una segunda Mrs. Kennedy. Pero en esta ocasión las cosas han cambiado. La pareja que está bajo el ojo del mundo entero es la de John Kennedy Junior (hijo de Jacqueline Kennedy y John F. Kennedy) y Daryl Hannah, la actriz que se hizo famosa por su interpretación de una sirena en la película Splash. John-John es considerado como el mejor partido de Estados Unidos hoy en día y ya nadie pone en duda su pertenencia a una buena familia, pues en el transcurso de tres generaciones ha logrado borrar aquel negro pasado. Para la opinión pública su novia es la afortunada starlet que logró cazar al pez gordo.
Pero lo que pocos saben es que ella, la actriz de Hollywood con pinta de chica de California, está muy lejos de ser una muerta de hambre. Después del divorcio de sus padres cuando Daryl sólo tenía siete años-, su madre se casó con Jerrold Wexler, un hábil negociante reconocido como uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, quien falleció el año pasado. Se estima que hasta ese momento Wexler había amasado una fortuna cercana a los cuatro mil millones de dólares, lo que hoy en día es una suma de dinero nada despreciable.
Lo cierto es que la relación entre él y su hijastra fue tan estrecha, que el millonario decidió incluirla dentro de su testamento, dejándole una buena tajada de su capital.
Desde ese día Daryl Hannah se convirtió en una hermosa y adinerada estrella de Hollywood. Al lado de esta fortuna, el dinero de John Kenneky Jr. parece un chiste. El joven abogado renunció hace poco al cargo como asistente del Fiscal General de Manhattan, que le reportaba 40 mil dólares al año, y la fortuna de su madre Jacqueline tan sólo se calcula que alcance los 20 millones de dólares.
Pero el dinero no es el tema más importante en esta relación que algunos califican como tempestuosa, pues Daryl y John han vivido un noviazgo que está lejos de ser un camino de rosas. La pareja se conoció a principios de los 80 en la isla de St. Marteen, donde ambos pasaban vacaciones. Años después, en 1988 se reencontraron en el matrimonio de un amigo en común y allí se produjo el flechazo de Cupido. Continuaron viéndose con frecuencia e iniciaron un noviazgo que siempre estuvo opacado por numerosos altibajos. Como se recuerda, John-John estuvo enredado con las actrices Christina Haag Sarah Jessica Parker y con la modelo Julie Parker.
Por su lado Daryl estuvo comprometida con el cantante estadounidense Jackson Browne.
El romance entre el heredero Kennedy y la actriz parecía haberse terminado definitivamente en agosto, de 1992 cuando el cotizado soltero anunció su matrimonio con la modelo Julie Parker, con quien los paparazzi lo pescaron más de una vez en románticas poses. Pero la relación se fue a pique y la boda nunca se realizó. Como si nada, y para sorpresa de muchos, John regresó a los brazos de la rubia actriz. Y desde ese momento la cosa ha ido en serio. Se dice que el rompimiento abrupto y violento del noviazgo de Daryl Hannah con Browne, terminó por unir de nuevo a la pareja. En septiembre pasado, Hannah y Browne rompieron después de siete años de noviazgo. El motivo no era otro que John Kennedy. Pero un día, cuando el cantante encontró a la actriz en la casa que ambos habían comprado en Santa Mónica, la acusó de querer llevarse cosas que le pertenecían y armó una gresca cinematográfica. A tal punto, que Hannah terminó en el hospital con un ojo "colombino".
De immediato John-John voló hacia Los Angeles para acompañar a la dolida Hannah.
Desde aquel momento John Kennedy -al que la revista People denominó como el hombre más sexy del mundo- y Daryl Hannah han sido inseparables. Entre Nueva York y Los Angeles, en sus frecuentes caminatas y salidas a trotar, han sido captados por los fotógrafos en cariñosas escenas. Las cenas tete a tete son ya numerosas. Recientemente se dijo que la pareja solicitó en California una licencia confidencial de matrimonio, que tiene 90 días de validez. Esto sucedió después de que John Kennedy abandonara su cargo en Nueva York y volara a Los Angeles para reunirse con su enamorada. De allí partieron hacia la paradisíaca isla de Bali, donde vivieron una luna de miel anticipada. Lo único que se sabe es que la licencia de matrimonio que pidió la pareja vence por estos días. De ahí que los rumores de boda han circulado insistentemente.
Pero entrar a formar parte de la dinastía Kennedy no es cualquier cosa, y menos cuando se tiene una suegra como Jacqueline Bouvier.
Para nadie es un secreto que ella siempre ha guardado la ilusión de ver a su hijo, tal como vio a su esposo: sentado en la oficina oval de la Casa Blanca. Por eso Jackie siempre ha sido tajante con las relaciones de su hijo, y más que una modelo o una actriz siempre ha querido ver al lado de él a una decorosa primera dama de Estados Unidos. Pero todo parece indicar que de nada han valido sus consejos ante la fuerza de la relación entre John y Daryl, quienes, al parecer, ya decidieron su futuro. No en vano, y sin anillos de matrimonio, él se trasteó hace un tiempo al penthouse que la actriz tiene en West Side en Nueva York.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.