Domingo, 21 de septiembre de 2014

| 2013/06/11 00:00

La sensual novia del espía que puso en jaque a Obama

Una bailarina de striptease saltó a la fama tras conocerse que vivió con quien reveló el espionaje en Internet.

. Foto: .

Pocos meses antes de casarse Edward Snowden hizo las maletas y sin darle mayores explicaciones se despidió de Lindsay Mills, su novia. Pidió la baja temporal en su último trabajo para la contratista de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), alegando la necesidad de someterse a un tratamiento contra los ataques de epilepsia y se marchó a Hong Kong. Lo que ni Mills ni la NSA sabían es que el novio fugitivo había renunciado a su matrimonio porque sentía que tenía un deber mayor con su país y con la verdad.

Tras la ruptura, Lindsay escribió en su blog: “mi mundo se ha abierto y cerrado a la vez dejándome perdida en el mar sin una brújula”. Ella no entendía porqué Edward se había alejado. Si bien eran muy distintos: a ella le gustaba pasear desnuda siempre que podía, bailar y tenía un carácter extrovertido mientras él era un chico tímido que amaba los juegos en línea, estaban profundamente enamorados. 





Su novio Edward había dejado la escuela antes de graduarse para abrirse camino entre los computadores de la inteligencia estadounidense como un contratista de defensa, pero finalmente terminó filtrando los detalles del programa PRISM de la NSA, que da al Gobierno acceso ilimitado, sin previa orden judicial, a los servidores de Google, Microsoft, Facebook o Skype. Hoy Edward es el responsable de un escándalo que recuerda al del Watergate y al más reciente WikiLeaks.

Lindsay estaba lejos de sospechar que su novio sería el protagonista de una de las mayores filtraciones de información reservada perteneciente al Servicio Exteriores de Estados Unidos.

Amigos cercanos a la familia le relataron al diario británico Daily Mail que Edward quería pasar toda su vida junto a la hermosa Lindsay pero que, finalmente, tiró todo por la borda para cumplir con lo que consideró su misión de desenmascarar los programas secretos de espionaje del Gobierno de Estados Unidos.

Después de la filtración de documentos confidenciales al The Guardian y al The Washington Post y tras la decisión de Snowden de revelar su identidad, Mills se dio cuenta de que difícilmente volvería a ver a su novio.


Al enterarse del papel que jugaba su prometido en el mayor escándalo de la era Obama, Lindsay, que ahora es famosa en la red por su belleza y por la relación que sostuvo con Snowden , publicó en su blog: “Mientras escribo esto en mi teclado caen lágrimas, estoy reflexionando sobre todas los rostros que han adornado mi camino Los que más me hicieron reír y los que yo celebré... los que hicieron crecer el amor. Y los que nunca llegué a decir adiós. Pero a veces la vida no ofrece despedidas adecuadas”.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×