Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1987/07/20 00:00

LA SUPERMODELO

La historia de la parapléjica que posó para Playboy.

LA SUPERMODELO


Ellen Stohl es una linda rubia norteamericana que, como tantas otras jóvenes de su edad, se movía en el anonimato, repartiendo su tiempo entre los estudios universitarios y sus aspiraciones como bailarina y actriz. Abruptamente, sin embargo, Ellen se hizo famosa con la aparición de la edición de julio de la revista Playboy. Apareció desnuda en uno de los famosos pictorials de la revista porno. Hasta ahí la cosa estaría dentro de lo normal, si no fuera porque Ellen es, desde hace cinco años, parapléjica. La publicación de las fotos de una minusválida, que ha sido la noticia picante en Estados Unidos, no fue el resultado del azar, como en la mayoría de los casos en que los buscadores de "talentos" descubren a la "chica del mes". Fue la misma Ellen quien hizo la "autogestión". Le envió una carta a Hugh M.Hefner, editor de Playboy, en la que le decía que "la sexualidad es el aspecto de la vida que es más difícil de afrontar para un minusválido. No es que no la pueda ejercer, pero el afán de la sociedad por la perfección, impone un estigma muy fuerte sobre la propia estimación del individuo".

Los requisitos de Playboy
En el seno de la revista, que por su índole se halla siempre en el filo del buen gusto, la posibilidad de publicar las fotos de una chica paralítica no resultó del agrado de todo el equipo de editores. Se desató una controversia en la que Kate Nolan, una de los responsables consideraba que "no faltarían las personas que acusaran a Playboy de explotar con fines morbosos las limitaciones de la modelo". Se refería especificamente al peligro de que se comparara la actitud de la revista con la de Hustler, una publicación de amplia circulación, pero de ínfima calidad, que tiempo atrás se había dado el dudoso lujo de publicar fotos de mujeres amputadas en poses provocativas. A pesar de las dudas, Playboy resolvió sacar las fotos de Ellen, siempre y cuando cumpliera con las exigencias de la revista en materia estética: físico perfecto y cero celulitis. Ellen llenó con creces el requisito.

La desgracia atacó a Ellen hace cinco años: un accidente automovilístico la dejó paralizada de la cintura para abajo. Pero eso, por lo visto, no era suficiente para detener a la chica en su decisión de conquistar el mundo. Sin embargo, según sus palabras, antes del accidente no se le habría ocurrido posar para la revista: "Antes del accidente, yo no hubiera tenido que probar al mundo que soy una mujer". Rechaza, sin embargo, el papel que algunos simpatizantes le han querido asignar, de pionera de la igualdad para los minusválidos. "Yo lo he hecho por mí, pues no puedo ser vocera de nadie".

Antes del accidente su aspiración era llegar a ser una modelo famosa, con posibilidades de convertirse en bailarina y actriz. Contra lo que podría pensarse, sus ilusiones no se han modificado un ápice. Hace poco tiempo tomó parte en un espectáculo con el Ballet de Cámara de Los Angeles, denominado "Ruedas 2", en el que aparecen dos personas en silla de ruedas, en combinación con los bailarines de la compañía. Sus planes, ahora que la ha tocado la celebridad, no se diferencian en nada de las demás "chicas del mes". Su próximo viaje de promoción a Australia, es apenas un ejemplo de su nuevo estilo de vida.

Las reacciones no se hicieron esperar, y contra todo pronóstico, resultaron favorables en su mayoría. Ellen ha declarado que la posición de su familia y amigos ha sido de respaldo y solidaridad. "Una amiga mía que también usa silla de ruedas me dijo que está feliz por mi aparición en la revista, porque ahora siente que los hombres la miran de distinta manera, como una mujer verdadera". Y agregó: "Es que lo único que se explota es la estrechez mental de la gente y sus estereotipos".

La reacción más inesperada vino de parte de Judy Heumann, cuadrapléjica co-directora del Instituto Mundial para Los Minusválidos con sede en Berkeley, California. La señora Heumann, quien además es militante feminista, dijo que aunque creía que Playboy explotaba la belleza de la mujer, "yo pienso también que las mujeres minusválidas que así lo deseen tienen el mismo derecho de las demás para ser incluidas en sus páginas".--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.