Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1996/06/17 00:00

A LA TITULAR

EL JOVEN ECONOMISTA JUAN CARLOS RAMIREZ, NUEVO JEFE DEL DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACION, SERA UNA DE LAS PIEZAS CLAVES PARA EL DESARROLLO DEL SALTO SOCIAL.

A LA TITULAR

La ultima vez que Juan Carlos Ramírez Jaramillo jugó fútbol fue hace cuatro años, cuando trabajaba en el Instituto de Seguros Sociales, y sirvió de arquero en uno de los equipos del campeonatointerno. En un partido se fracturó el brazo y desde entonces le tocó conformarse con sufrir el fútbol por televisión y volverse adicto al programa radial La Polémica.Fanático del Deportivo Cali, enfermo del fútbol, y en general de toda clase de deportes, Ramírez coronó la semana pasada una de sus más importantes metas profesionales: asumir la jefatura del Departamento Nacional de Planeación.A los 37 años, posee todavía el rostro de un universitario, y quienes lo conocen opinan que todavía se comporta como tal. Es alérgico a la corbata como un estudiante, la mantiene entre el bolsillo y sólo la utiliza cuando los protocolos lo exigen. Dicen que no ha perdido todavía el gusto por la rumba al ritmo del son cubano y que en sus ratos libres es difícil sacarlo de las librerías y de las tiendas de discos. Precisamente esta misma obsesión con la que cultiva sus aficiones la practica en su profesión. Debajo de la melena de este estudiante eternizado se esconde la mente de un hombre serio, meticuloso y ordenado al que le gusta empezar a trabajar desde antes del amanecer.En una época tan difícil como la que atraviesa el gobierno de Ernesto Samper, en muchas ocasiones los ascensos a los altos cargos públicos se han generado por escasez de candidatos. Pero en el caso de Ramírez Jaramillo el asunto es diferente. Quien fuera el segundo de José Antonio Ocampo en Planeación Nacional posee sobrados méritos para merecer el nuevo puesto. Graduado en economía de la Universidad de los Andes, con una maestría en economía de población y un doctorado en París en economía de trabajo, el recién posesionado director de Planeación no ha conocido una faceta en su carrera que no tenga que ver con la economía social. Tanto en la docencia como en las consultorías y en los diferentes cargos que ha desempeñado en calidad de funcionario, bien en el Ministerio de Salud, en el Seguro Social o en Fedesarrollo, Ramírez no ha hecho sino satisfacer en el tema social la que sus amigos consideran su mayor cualidad humana: la sensibilidad.Aunque no es tan estructuralista como su antecesor, su sentido social de la economía lo ubica mucho más cerca de Ocampo y Perry que de Hommes y Montenegro. Así las cosas, en la era del Salto Social, Juan Carlos Ramírez será en adelante una pieza fundamental del gobierno para llevar a feliz término el plan bandera de la administración de Ernesto Samper.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.