Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2003/11/03 00:00

La traición de un mayordomo

Furor en Gran Bretaña ante la publicación de un libro en el que se asegura que Diana de Gales creía que la iban a matar.

Paul Burrell

DespuEs de libros, documentales y hasta montajes teatrales sobre Diana de Gales parecía poco lo que podía revelarse sobre la la princesa. Pero Paul Burrell, su mayordomo por más de 15 años, no lo consideró así. Acaba de publicar A Royal Duty, una biografía de la princesa, un año después de ser acusado de haber robado 310 objetos de Lady Di y luego exonerado por intervención de la reina Isabel.

Como todo best seller debe tener un gancho, el mayordomo sacó un as de su manga: una carta escrita por Lady Di. "Están planeando un 'accidente' en mi carro, con fallas de los frenos, para que Carlos pueda casarse", dice la misiva escrita en octubre de 1996, 10 meses antes del accidente. Su autenticidad fue confirmada por grafólogos y el odiado butler se salió con la suya: el libro alcanzó ya un millón de ejemplares vendidos.

La pregunta es por qué si Burrell tenía esa bomba no la presentó hace seis años al testificar en la investigación de Scotland Yard. Sin duda había visto en un futuro libro su mina de oro y mencionar la carta habría dañado la novedad. Los hijos de Diana, William y Harry, lo acusan de traicionar a su madre. Pero el dice que "es sólo un tributo de amor".

Hay más revelaciones. El autor explica las escapadas de Carlos para encontrarse con Camilla Parker-Bowles. "Voy a cenar temprano hoy, Paul", era la clave que le daba el príncipe cuando tenía una cita romántica. Burrell relata que una noche Diana, que estaba de viaje, llamó a su esposo. "Lo siento su alteza, él no está", le respondió. "¿A dónde fue?", preguntó la princesa. "Por favor, su alteza, no me pregunte", respondió el mayordomo. Al otro día Carlos enfurecido, le dijo: "¿Por qué no le dijo que no pudo encontrarme?". "¿Me está pidiendo que mienta, su alteza?", preguntó el sirviente. "Sí, sí. Yo soy el príncipe de Gales y voy a ser rey", respondió Carlos según el libro.

El príncipe no fue el único infiel. Burrell relata los encuentros de Diana con su amante James Hewitt. Su misión era llevarlo al palacio de Kensington en el baúl del carro. La revelación es que cuando se encontraban se abrazaban frente a él.

En cuanto al novio de Diana, Dodi Al Fayed, relata que Frances Shand Kydd, madre de la princesa, la tildó de "zorra" por salir con un musulmán. Por eso la princesa y su madre nunca volvieron a hablar. Explica que Dodi poco le interesaba a la princesa y que morir a su lado fue casual: "Diana no quería pasar la última semana de agosto con él. Pero las vacaciones con unos amigos fueron canceladas y aceptó su ofrecimiento de pasear en su yate por la Riviera". Burrell asegura que Diana tenía un amor secreto al que llamaba "el único". Aunque no revela su nombre muchos intuyen que es el médico paquistaní Hasnat Khan. En el juicio del año pasado se filtró un testimonio de Burrell, según el cual una vez la princesa salió sin ropa, sólo con sus joyas y un abrigo de piel, para encontrarse con Khan.

En el libro también aparecen los textos de algunas cartas que el príncipe Felipe le escribió a su nuera: "No puedo imaginar cómo alguien cuerdo puede cambiarte a ti por Camilla". También publica cartas que el conde Charles Spencer le escribió a su hermana Diana, en las cuales insinúa que ella tenía problemas mentales.

Burrell no lo ha dicho todo. En la carta el nombre de la persona que estaría planeando su muerte aparece tapado con tinta negra, por lo cual el último secreto de la princesa permanece oculto. "Me lo llevaré a la tumba", ha dicho. Es poco probable que así sea. Posiblemente será el anzuelo para atrapar a los lectores de un segundo libro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.