Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/17/2011 12:00:00 AM

La verdadera Palin

Un nuevo libro sostiene que la excandidata a la Vicepresidencia por el Partido Republicano no es tan conservadora como parece.

Sarah Palin está lejos de ser la militante tradicionalista del Tea Party y madre modelo que durante años ha tratado de mostrar en los medios. Al menos así lo deja claro el libro The Rogue: Searching for the Real Sarah Palin, que saldrá al mercado esta semana. Su autor, Joe McGinniss, asegura que la excandidata a la Vicepresidencia por el Partido Republicano en 2008 consumió cocaína y marihuana a pesar de su dura postura antidrogas y, además, engañó a su esposo, Todd, con su mejor amigo de la oficina, durante seis meses.

Para conseguir todas esas historias, el escritor no solo habló con más de doscientos colaboradores de la política, sino que alquiló una casa cerca a la de ella, en Wasilla, Alaska. Tan pronto se enteró de su estrategia, Palin lo acusó en Facebook de espiar a su familia, pero eso no evitó que el hombre se quedara allí para revelar ahora sus secretos más oscuros. Entre los detalles que han aparecido en medios como The New York Times o The National Enquirer, el que más titulares ha generado, aparte de su romance con el colega de su marido, ha sido su affaire de una noche con el jugador de la NBA Glen Rice. El encuentro, al parecer, ocurrió un año antes de que se casara, cuando ella todavía era comentarista deportiva y Rice apenas empezaba su carrera como basquetbolista.

Ante la gravedad de los señalamientos, Todd salió a defender a su esposa y aseguró que el escritor tiene una "obsesión repulsiva" con ella. "Su libro está lleno de mentiras repugnantes, insinuaciones y calumnias", expresó en un comunicado. Sin embargo, hay quienes dan por ciertas las afirmaciones de McGinniss porque confían en la fama de periodista juicioso que se ganó cuando se convirtió en el escritor vivo más joven en publicar uno de los libros más vendidos según la lista de The New York Times, con la obra sobre Richard Nixon The Selling of the President 1968.

En su labor de reportería, el autor también encontró que a Palin le gustaba fumar marihuana con un profesor de la universidad, y poco antes de ser elegida gobernadora de Alaska unos amigos la vieron esnifando cocaína de un tambor de aceite mientras montaba en una moto de nieve durante un paseo con su esposo. Pero como si eso no fuera suficiente para acabar con su prestigio, McGinniss comprobó que la republicana es una compradora compulsiva y de vez en cuando le dan ataques de furia que la llevan a encerrarse en su cuarto durante horas.

Por la naturaleza de las intimidades, la crítica de The New York Times Janet Maislan considera que el libro es "anticuado y mezquino" y únicamente "busca chismes cáusticos, carentes de fundamento". La obra aparece en un momento crucial, pues Palin aún no ha decido si competirá por la nominación del Partido Republicano para las presidenciales de 2012 al lado de figuras cada vez más mediáticas como Rick Perry, Mitt Romney y Michele Bachmann. Y aunque los sondeos recientes la muestran muy por debajo de ellos, de ser ciertas las acusaciones de McGinniss, con su nuevo rabo de paja su carrera política podría irse a pique.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.