Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/22/1993 12:00:00 AM

LA VIDA EN UN SEGUNDO

El caso de María Lucía Peñaranda, botón de muestra del drama de decenas de familias colombianas azotadas por el narcoterrorismo.

EL DE MARIA LUCIA PEÑARANDA, UNA de las cuatro personas que perdió la vida en los atentados del lunes pasado en Bogotá, no es un hecho aislado. Demuestra cómo la única condición que se requiere para morir por cuenta del narcoterrorismo, es la de vivir en Colombia. Su familia no es la primera que se ve desvertebrada a causa de una guerra en la cual todos los colombianos, sin distingos de clase, se han convertido en blanco.
María Lucía, de 33 años, era la segunda de los tres hijos de Jorge Peñaranda, cofundador de la programadora Punch Televisión.
Después de graduarse de administración en la universidad de Michigan (EE.UU.), se dedicó al mismo negocio de su padre: la distribución de películas extranjeras en el país, Hace cuatro meses había decidido que era hora de independizarse, y para ello había fundado Onix Comunicaciones.
El lunes acababa de cumplir con una cita de negocios a pocos metros del Teatro Olimpia, cuando frente a ella estalló uno de los dos carros bomba que sembraron el pánico en el centro de Bogotá. Esa mañana, tal como lo hacía siempre que tenía que ir al centro de la ciudad, alquiló un taxi por horas. Salió de su casa hacia las nueve , asistió a su reuni6n y en el momento de la explosión estaba abordando el automóvil para regresar a su oficina. El taxi quedó tan destruido que inicialmente las autoridades pensaron que se trataba del carro bomba.
Se había separado recientemente de Hossin Machali, un iraní con quien contrajo matrimonio en los Estados Unidos. Le sobreviven dos hijos, María Angélica, de ocho años, y Hamid. de cinco, que se habían apegado tanto a ella tras la separación, como ella misma lo había hecho con su padre y sus hermanos. Todos los domingos, religiosamente y como es tradicional entre los Peña randa, se reunía con ellos para pasar el día.
Era una mujer culta, amante de la lectura. los viajes y los idiomas. Aparte del inglés, había aprendido alemán y un poco de hebreo. Le gustaba cantar y lo hacía tan bien que en más de una ocasión integró el coro del colegio hebreo. Desde muy niña sintió por el hallet un atractivo que con el tiempo se convirtió en obsesión. Todavía lo practicaba. Era además una buena deportista jugaba tenis y había dedicado algunos años a la gimnasia olím píca.
Despierta e inteligente. era famosa por una franqueza que en ocasiones traspasaba los límites de la prudencia y desencadenaba entre quienes estaban con ella, un sentimiento de pena ajena.
En fin, una historia tan sencilla como triste, que revela cómo, hace rato la guerra que se libra en Colombia dejó de ser entre las autoridades y una de las organizaciones criminales mas sanguinarias de la historia, y se convirtió en una confrontación entre este grupo y todos los demás colombianos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.