Martes, 17 de enero de 2017

| 1996/07/15 00:00

LA VOZ DEL PUEBLO

La ex constituyente Maria Teresa Garcés fue el símbolo de la Comisión Ciudadana de Seguimiento que desenmascaro las irregularidades del proceso al presidente Samper.

LA VOZ DEL PUEBLO


CUANDO EN ABRIL NACIO EN BOGOTA la Comisión Ciudadana de Seguimiento para ejercer vigilancia sobre el proceso que se adelantaba al presidente Ernesto Samper en el Congreso, la mayoría de los colombianos fue más escéptica que optimista respecto de los alcances que podría tener la gestión de ese grupo. Algunos pensaron que más que una comisión seria se trataba de un puñado de oportunistas que que- rían aprovechar la crisis para salir en los periódicos.
En poco tiempo demostraron lo contrario. No sólo ninguno de sus miembros ha querido tener un papel protagónico en la Comisión, sino que sus denuncias levantaron más de una ampolla y abrieron espacios de debate para quienes siguieron de cerca el juicio al Presidente. Aunque ella no Io acepte, la ex constituyente María Teresa Garcés es el símbolo de ese grupo de 15 personas, entre quienes se encuentran el ex magistrado de la Corte Constitucional Ciro Angarita y el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, Juan Manuel Ospina. Garcés es el símbolo de la Comisión no sólo por su trayectoria, pues ha sido relatora de la sala constitucional de la Corte Suprema, magistrada del Tribunal de lo Contencioso Administrativo y viceministra de Comunicaciones en el gobierno de Belisario Betancur, sino por la actitud seria y objetiva con la que asumió su tarea en la Comisión.
Esta posición se ve reflejada en el apoyo de más de 100 organizaciones no gubernamentales que respaldaron a la Comisión y en los pronunciamientos que han realizado. Entre otros resultados, la Comisión demandó ante la Corte Constitucional las atribuciones asumidas por la Comisión de Acusaciones de la Cámara, demanda que terminó con el pronunciamiento de la Corte en torno a que la función de los representantes no era juzgar sino únicamente evaluar si había méritos para un juicio. También interpuso un recurso de reposición ante la Sala Electoral del Consejo de Estado ante el auto de esa corporación que suspendió los topes electorales y denunció que la ampliación de indagatoria del Presidente estaría previamente prefabricada. Según la Comisión, es imposible que en un lapso de tres horas y 45 minutos se registren 59.000 caracteres, ya que una secretaria de primer nivel apenas Iogra teclear 9.000 caracteres por hora.
El grueso de la tarea de MarIa Teresa Garcés y sus otros compañeros terminó a la medianoche del pasado miércoles, cuando la Cámara por una inmensa mayoría archivó el caso contra el presidente Samper. Ahora lo único que le queda a la Comisión es escribir las memorias del proceso, "unas memorias de un juicio que se podría definir como la perversión de lo jurídico", según dijo Garcés.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.