Domingo, 22 de enero de 2017

| 2010/07/10 00:00

¿Le metieron un gol?

¿Le metieron un gol?

Parece que Cristiano Ronaldo ya tiene cómo disculpar su pobre actuación en el Mundial: el nacimiento hace algunos días de un hijo que antes de la Copa nadie esperaba. Muchos especulan que por esta razón el futbolista tenía la cabeza muy lejos de Sudáfrica. Desde cuando el portugués anunció por Twitter la noticia, cientos de periodistas se agolparon en su casa para descubrir que el niño se llama igual que su padre, que tiene sus mismos ojos y que la mamá no es la modelo rusa Irina Shayk, su pareja actual. Luego se dijo de todo: que había nacido durante el Mundial, que la madre era una estadounidense con la que Ronaldo había tenido una relación fugaz, que había alquilado un vientre para tener al bebé y que Shayk estaba indignada con la noticia. Ante tantas especulaciones, los representantes de la modelo, quien fue sorprendida esta semana con Ronaldo en una piscina de Nueva York, emitieron un comunicado que desmentía cualquier pelea entre ellos. Ahora falta ver si son ciertos los chismes publicados por el diario sensacionalista británico The Sun, que aseguran que la estrella del Real Madrid, de 25 años, pagó unos 15 millones de dólares para que la verdadera madre guardara silencio sobre su paternidad durante el Campeonato del Mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.