Martes, 17 de enero de 2017

| 2003/04/13 00:00

Lección aprendida

A pesar de la vergüenza que pasó cuando la encontraron robando en la lujosa tienda Saks Fifth Avenue de Beverly Hills, Winona Ryder parece estar sacándole el lado positivo a la situación.

A pesar de la vergüenza que pasó cuando la encontraron robando en la lujosa tienda Saks Fifth Avenue de Beverly Hills, Winona Ryder parece estar sacándole el lado positivo a la situación. Primero, la línea de ropa del diseñador Marc Jacobs convirtió a la actriz en la imagen de su nueva campaña publicitaria, pues uno de los objetos que pretendía robar era una de las prendas de la firma. Además, la semana pasada el juez que llevaba su caso la elogió por haber concluido de manera satisfactoria el servicio comunitario que forma parte de su castigo y que llevó a cabo en un hospital. Pues ahora a Winona se le acaba de ocurrir realizar una subasta de caridad para vender la ropa y los accesorios que hurtó, valorados en 5.500 dólares. Como la actriz tuvo que pagar 10.000 dólares de multa y se convirtió en la propietaria de la mercancía pensó que esta sería la mejor manera de expiar sus culpas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.