Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/04/09 00:00

Raquel Coronell, una gladiadora de 17 años

Tras convivir con la leucemia, la joven ideó un programa para regalar muñecas calvas a niñas que, como ella, se sienten marginadas por su tratamiento. Ya ha recibido miles de dólares en donaciones.

A través de www.baldisbeautifulproject.org, la joven ha recibido donaciones para cientos de pacientes con cáncer en Colombia y Estados Unidos.

La inflamación de los ganglios en el cuello y una mancha morada en la nariz levantaron la sospecha del abuelo de Raquel Coronell, quien es médico, que le recomendó ir a la clínica de inmediato. Tras unos exámenes de sangre, la joven fue diagnosticada con cáncer. Ya han pasado siete meses, pero Raquel, lejos de amilanarse, ha comenzado una misión para ayudar a niñas que, como ella, sufren por haber perdido el pelo transitoriamente en el tratamiento.

Un día, en una conversación casual retó a su mejor amiga, María Restrepo, a conseguir una muñeca calva como ella. Y la encontró. Entonces, surgió la idea: si las muñecas les habían dado tanta felicidad, podrían ser un incentivo para otras pacientes. “Mi misión es tratar de que las niñas que se sientan distintas, se sientan bien, identificadas con las muñecas sin pelo, no extrañas, no feas. Además, que sean conscientes de que el cáncer es temporal. Que sepan que están luchando por vivir”, dijo Raquel a SEMANA. “Sé que una muñeca no cura el cáncer, pero esa niña enferma debe aceptarse a sí misma. Sentirse como una ‘gladiadora’ mirarse al espejo y decirse ‘esto es lo que hay que hacer para salir adelante’”, recalcó.

Lo cierto es que de una conversación resultó un proyecto que Raquel y su amiga de infancia abanderan en Colombia y Estados Unidos. Montaron en el portal www.gofundme.com–especialista en recoger fondos para diversas causas– la propuesta para recoger colaboraciones económicas para unas muñecas. Al siguiente día, el resultado fue sorprendente. Tuvieron gran acogida y superaron la meta inicial. De forma inesperada, la gente empezó a hacer aportes. El voz a voz llegó, incluso, a organizaciones como la norteamericana Sophia’s Hope, que ayuda a niños con cáncer.

“Hemos conseguido más de 7.000 dólares de mucha gente. No importa si es mucho o poco. Todo suma. Con Sophia’s Hope, por ejemplo, estamos entregando unas ‘gift cards’ para que las niñas reclamen en American Girl su muñeca. ¡Nunca lo imaginamos!”, señaló.

Las dos aliadas inseparables no dejan de recibir correos de personas que quieren sumarse. Crearon su página web www.baldisbeautifulproject.org y aspiran a crecer más. “Es un tema personal. La gente de manera espontánea muestra su solidaridad y apoyo. Se reúne por estas causas. Hemos tocado corazones y queremos darles ilusión a niñas que están pasando por esto, como yo”, enfatizó.

Y es que Raquel está en pleno proceso de recuperación, pero aún, semanalmente, debe cumplir la cita con la quimioterapia que la deja sin aliento. La adolescente bogotana, radicada en Miami, relató que se encuentra en la etapa inicial de un tratamiento que dura dos años y medio y que, en ese proceso, sus papás y amigos han sido cruciales, pues han estado siempre apoyándola y haciéndola sonreír. “Los efectos de la quimio son más fuertes que la propia enfermedad. Me cuesta concentrarme. Físicamente me siento agotada. Mi familia y yo hemos sido muy capaces de lidiar con los efectos del cáncer”, dijo.

Divertida, mordaz y hasta precipitada, esta jovencita de 17 años tuvo que alejarse de sus estudios, de su vida de playa y amigos, para concentrarse y acostumbrarse a la leucemia. “Todo ha sido un cambio. Hay que sacar lo positivo de los momentos difíciles, por eso, he tratado de estar siempre en calma”, declaró.

El rumbo que tomó el proyecto impresiona. Una empresa colombiana donará 200 muñecas muy parecidas a las de American Girl para que María empiece a repartirlas en hospitales y clínicas a las que está contactando. A su vez, la Fundación Colombiana de Leucemia y Linfoma también se incorporará a la causa. “Yo quiero dar un momento de felicidad, regalar aceptación. No es vanidad, es lucha”, puntualizó la joven.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.