Sábado, 21 de enero de 2017

| 1980/12/11 00:00

Libre de sexo

Madonna está tan entregada a la práctica del misticismo judío conocido como la Kabbalah que no sólo cambió su nombre por Esther sino que ahora decidió declarar su casa en Los Ángeles una "zona libre de sexo".

Libre de sexo

"No es apropiado para los niños escuchar y ver cosas que no comprenden", dijo como argumento a su decisión de no tener relaciones sexuales con su esposo Guy Ritchie, cuando sus hijos Lourdes y Rocco estén en la casa. A sus 45 años Madonna insiste en querer cambiar la imagen de chica mala que consolidó en las dos décadas anteriores. Aunque sus shows siguen siendo atrevidos y provocativos, ahora los acompaña con textos en hebreo sin traducir que sirven de fondo a muchos de sus éxitos. Sin embargo, algunos sectores del judaísmo no confían en la sinceridad de la cantante y aseguran que ella, como muchos otros artistas, se acercan a la Kabbalah por moda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.