Sábado, 21 de enero de 2017

| 1997/09/01 00:00

LOS AÑOS NO PERDONAN

LOS AÑOS NO PERDONAN

El paso del tiempo no perdona a nadie, ni siquiera a una mujer tan hermosa como Elizabeth Taylor. Ella, que fue un símbolo sexual de su época e inspiradora de toda una generación, hoy está sufriendo las consecuencias de la tercera edad. Después de la operación de la cabeza a la que fue sometida hace unos meses, Liz Taylor se echó varios años encima y quedó convertida en una completa anciana. A sus 65 su apariencia es la de una vieja canosa, arrugada y con varios kilos de más.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.