Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/21/2013 12:00:00 AM

Los escándalos de las divas pop

Rihanna protagoniza otro polémico episodio al tomarse unas provocadoras fotos en la mezquita Sheikh Zayed en Emiratos Árabes.

La historia del pop no está alejada de la controversia que generan a diario sus artistas más reconocidos. En esta ocasión, las miradas del mundo se dirigen hacia Rihanna, quien aprovechó su viaje a Emiratos Árabes, donde ofreció un concierto el pasado sábado, para improvisar una sesión de fotos en la mezquita Sheikh Zayed, una de las más grandes del mundo.

Los directores de la mezquita, ubicada en Abu Dabi, consideraron “inapropiadas” las fotos que la artista publicó en su cuenta de Instagram, en las que la cantante de Barbados aparece con poses sugestivas en el patio central del templo islámico, cubierta de pies a cabeza con un traje negro, con sus labios y uñas pintados por un rojo intenso.

Según dijeron los directivos a través de un comunicado, la cantante no coordinó previamente con ellos la visita privada que hizo a la mezquita, la cual se constituye como una de las mayores del mundo y una de las principales atracciones turísticas de la capital del país árabe.

Historias como las de Britney Spears, Christina Aguilera y la propia Madonna dan cuenta de todo lo que una artista pop puede llegar a hacer sólo por obtener fama y reconocimiento mundial. Estas estrellas del género lograron escandalizar al planeta entero en la gala de los MTV Video Music Awards en el 2003, cuando las tres se besaron en pleno escenario, vestidas con sensuales trajes de novia.

Las actuales reinas del pop no se quedan atrás. Entre estas figuran cantantes como Lady Gaga, Miley Cyrus y la misma Rihanna, quienes son más conocidas y recordadas por las controversiales escenas que casi a diario protagonizan, que por sus trabajos discográficos o sus carreras artísticas como tales.

El mejor ejemplo de cómo lograr reconocimiento y éxito a través de la provocación es el caso de Miley Cyrus, quien pasó de ser una inocente niña Disney a ser una sensual y atrevida mujer que ha llegado a confesar públicamente su gusto por las drogas y a aparecer desnuda sobre una bola de demolición, como lo hace en su más reciente video musical, Wrecking ball.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.