Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/10/2008 12:00:00 AM

Los magníficos

Alas, la iniciativa de empresarios y artistas por la niñez latinoamericana, se prepara para su mayor proyecto de divulgación: una serie de conciertos que hará historia.

Es difícil imagi- narse a Carlos Slim, Shakira, Juanes, Jennifer López, Alejandro Santo Domingo, Emilio Azcárraga, Gabriel García Márquez y Felipe González, entre otros pesos pesados de talla mundial, trabajando en equipo. Sus agendas no pueden ser más ocupadas y diversas y sin embargo, tienen un denominador común: están preocupados por la precaria situación de los niños en América Latina. Por eso decidieron crear una iniciativa de alto vuelo.

Se trata de América Latina en Acción Solidaria (Alas), un movimiento conformado por artistas, intelectuales y empresarios para impulsar el compromiso social con los 32 millones de niños menores de 5 años que viven en la pobreza en la región. "Queremos unirnos para mejorar las condiciones de salud, nutrición y de educación de nuestros niños latinoamericanos. Esa será nuestra forma de encarar la batalla contra la desigualdad", anunciaba Shakira, gestora de la fundación, en diciembre de 2006, durante su lanzamiento en Panamá. Su sede, en la que trabaja un staff de planta que colabora con los proyectos, se encuentra en ese país, en la Ciudad del saber, escogida porque allí operan numerosas delegaciones del Sistema de Naciones Unidas y destacadas ONG.

Y aunque los fundadores no suelen encontrarse en un mismo lugar, cuando coinciden no pierden la oportunidad para reunirse a botar corriente. Así ocurrió recientemente en Miami en el marco de la Asamblea Anual del BID en la que participaron algunos de los artistas que hacen parte de este proyecto. Alejandro Sanz los invitó a todos a su casa que durante varias horas se convirtió en una especie de salón de clase donde las más grandes estrellas de Iberoamérica se repartieron las distintas tareas. Había mucho por hacer, pues debían preparar la realización de dos megaconciertos que se harán el 17 de mayo simultáneamente en Ciudad de México y Buenos Aires. "La idea con estos eventos es generar conciencia y el compromiso de distintos sectores de la sociedad con el tema de la estimulación infantil temprana, donde se encuentra la respuesta a muchos de los problemas que enfrentamos en América Latina, pues es fuente de desarrollo económico y equidad en las oportunidades", contó a SEMANA Ruth Infarinato, directora de comunicaciones de Alas. Por eso se les ha llamado el Live Aid latino, en referencia a los conciertos que en 1985 se realizaron en Londres y Filadelfia a beneficio de los países de África oriental.

Más de 20 artistas se presentarán en las dos ciudades que fueron escogidas, entre otras cosas, porque su ubicación encierra un simbolismo: ambas están en los extremos de Latinoamérica, lo cual representa la unión de todos los países del subcontinente. La asistencia será gratuita, los artistas no cobrarán y compartirán los equipos. Se estima que los costos de producción superan los cuatro millones de dólares, (más de dos por ciudad)pero el espectáculo cuenta con el patrocinio de tres importantes empresas de Carlos Slim, Telmex, Telcel y Claro. De hecho, esta semana el segundo hombre más rico del mundo hará oficial su aporte de 110 millones de dólares, de los cuales 100 serán invertidos en programas para la niñez y los 10 restantes para ayudar a las operaciones de Alas, incluidos los conciertos. Howard Buffet, hijo de Warren Buffett, el número uno en el ranking de multimillonarios de la revista Forbes, anunciará al mismo tiempo su aporte de más de 50 millones de dólares. Su familia, que ha apoyado causas en África, ha decidido invertir en el tema de nutrición infantil y otros programas en los países latinoamericanos. El evento también será patrocinado por las dos ciudades donde se llevará a cabo, por Cemex y Citigroup-Banamex.

Araceli Ruano, CEO (gerente general) de la fundación, es una convencida de lo que un concierto puede lograr. Ella trabajó durante varios años con Al Gore y sostiene que un evento como Live Earth, organizado por el ex vicepresidente en 12 escenarios, puso a todo el mundo a hablar del tema ambiental. "Ahora nosotros empezamos con dos conciertos, pero esperamos tener un impacto similar", asegura con orgullo. Y todo apunta a que así será, pues Alas "se ha convertido en un modelo histórico y único porque nunca una fundación había tenido una red tan grande de personalidades con tanto poder de convocatoria, agrega Ruano. Se trata de movilizar a todos los sectores, especialmente a los jóvenes que pueden donar su tiempo libre, leyendo un libro a un niño, o puede escribir al gobierno exigiendo mayores compromisos. La nueva cultura de la filantropía no es sólo dar plata, sino actuar". Por eso el objetivo de Alas no es recaudar dinero para invertirlo directamente, sino canalizar los aportes hacia programas y organizaciones que tengan experiencia en temas relacionados con la niñez. De ahí que se esté trabajando en alianzas con entidades como el BID, la OEA y la Organización Mundial de la Salud. Sus integrantes están conscientes de la importancia de unir esfuerzos, pues en su mayoría tienen sus propias fundaciones.

Los conciertos marcan el inicio de esta cruzada para hacer visible la problemática de la niñez en una región considerada la más desigual del mundo. Sin embargo, en su primer año la fundación ya cuenta con una lista de acciones que muestran su talante. En abril de 2007 Ricardo Montaner, en representación de Alas, inauguró la Semana de la Vacunación de las Américas, iniciativa de la Organización Panamericana de la Salud, en la Triple Frontera: Argentina, Brasil y Paraguay. En octubre, 35 artistas se pusieron de acuerdo para grabar, cada uno desde un lugar diferente y en menos de 48 horas, la campaña para ayudar a los damnificados del terremoto en Perú. El dinero se destinó a las acciones humanitarias de la Cruz Roja que había solicitado a donantes internacionales cinco millones de dólares. Pero la cifra se duplicó y se beneficiaron más de 94.000 personas. Y en diciembre el cantante Wyclef Jean, miembro fundador del movimiento, impulsó junto a la OPS la mayor campaña de vacunación en Haití, el país con los peores indicadores de inmunización de América Latina y el Caribe.

"Después de generar conciencia estamos apuntándole a la creación de un gran acuerdo regional. La idea no es reemplazar la labor que debe realizar el Estado, pero sí esperamos motivar a los gobiernos de nuestros países para que se comprometan y cada niño que nazca tenga garantizada su cobertura social", dijo a SEMANA Alejandro Santo Domingo, presidente de la junta directiva. El equipo de la fundación reconoce que su objetivo es bastante ambicioso, pero también sabe que tiene alas suficientes para que su proyecto despegue y llegue muy alto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.