Jueves, 23 de octubre de 2014

| 1995/08/07 00:00

LOS MALOS TAMBIEN GANAN

En Estados Unidos la mala leche y la traición parecen ser muy rentables.

LOS MALOS TAMBIEN GANAN

EL ESCANDALO parece ser hoy el camino más rápido a la riqueza en el país de O. J. Simpson. Aunque la doctrina cristiana manda dolerse del mal ajeno, la verdad es que aquellos que por azar han estado vinculados a algún personaje en desgracia aprovechan el escarnio público para vender sus historias a los medios de comunicación y convertirse, de la noche a la mañana, en millonarios. El caso más reciente es el de Stella Marie Thompson, conocida como Divine Brown. La prostituta que fue arrestada junto con Hugh Grant hace unos días, acusados de 'conducta lujuriosa', ya vendió al tabloide británico Sunday el recuento de los cinco minutos que estuvo con el actor británico en su carro por la suma de 150.000 dólares. Pero este es sólo el último caso. El juicio de O. J. Simpson no sólo ha sido el seriado más lucrativo de la televisión estadounidense sino que además le ha reportado ganancias a aquellos que conocieron o en algún momento del 12 de junio de 1994 vieron al ex jugador.
Todo aquel que ha tenido que ver con el episodio le ha sacado una jugosa tajada a sus impresiones sobre el acusado o las víctimas. Desde José Camacho, el vendedor de cuchillos que aseguró que le vendió a O. J. Simpson el arma homicida y por ello obtuvo 15.000 dólares del National Enquireer hasta el hombre que estuvo sentado junto a Simpson durante su vuelo a Chicago la noche del asesinato, quien por 10.000 dólares contó su experiencia en un programa de televisión. Pero los más jugosos recuerdos son los de Brian 'Kato' Kaelin, el hombre que vivía en la casa de huéspedes de la mansión del jugador y quien llegó a convertirse en el principal y más folclórico testigo del juicio. Kaelin recibió 180.000 dólares por una entrevista en el popular programa A Current Affair y acaba de recibir un adelanto de 200.000 dólares por su libro sobre el jugador. Este no es sin embargo el único libro. Una amiga de Nicole Brown, Faye Resnick, publicó el año pasado El diario privado de una vida interrumpida, en el que cuenta sus andanzas con la ex esposa del jugador y en el cual sugiere que la víctima era lesbiana y adicta a las drogas. Se estima que la Resnick ha obtenido un millón de dólares por regalías.
Pero si alguien ha ganado una fortuna por escándalo es John Wayne Bobbit, el hombre que saltó a la fama cuando su mujer, Lorena, le cortó el pene. El ex infante de marina ha obtenido 2,5 millones de dólares por cuenta de su mutilación: un millón y medio de dólares por el video de cine porno Bobbit, sin cortes, y el resto por los honorarios de 50.000 dólares que cobra cada vez que aparece en televisión. Otro marido que ha aumentado su cuenta bancaria gracias a su mujer es Jeff Gilooly, el ex marido de la patinadora Tonya Harding. Luego del escándalo en que la pareja se vio envuelta por haberle dado un varillazo a Nancy Kerrigan para sacarla de competencia, Gilooly sacó a la luz pública su intimidad y le vendió a la revista -Penthouse el video de su luna de miel por medio millón de dólares. La revista no sólo publicó la secuencia fotográfica de la noche de bodas sino que ofreció el video a sus lectores por 29 dólares.
Si de intimidad se trata, hasta 14 del mismo presidente de Estados Unidos se ha convertido en una fuente de ingresos. Geniffer Flowers, la hermosa rubia que puso al descubierto el adulterio de Clinton al afirmar que había tenido un affair con el entonces gobernador de Arkansas, vendió al tabloide Star su relato por 150.000 dólares. De ahí pasó a las páginas de Penthouse, revista que le pagó el doble por su relato sobre los gustos sexuales del entonces candidato presidencial. En cuanto a Paula Jones, la mujer que acusó a Bill Clinton de acoso sexual, obtuvo después del escándalo tanta popularidad que la marca de jeans 'No excuses' le pagó 250.000 dólares por promocionarlos, al igual que antes lo había hecho con Donna Rice y Marla Maples, en sus respectivos escándalos con Oliver North y Donald Trump.
Hablar del prójimo aun a costa de la propia reputación parece ser tan buen negocio en Estados Unidos que LaToya Jackson no tuvo ningún reato en pedir 125.000 dólares por revelar en televisión las intimidades y costumbres sexuales de su hermano. Michael Jackson, cuando el cantante fue acusado de abuso sexual a menores. Pero si de familiares se trata, el caso más patético es el de Lionel Dahmer, el padre de Jefrrey Dahmer. más conocido como el 'Carnicero de Milwaukee', quien recibió un adelanto de 250.00 dólares para escribir un libro sobre la vida de su caníbal vástago. "Todo por la plata" parece ser el lema de quienes aspiran a la fama a cualquier costo. Cien mil dólares fue la suma que tentó a Victoria Sellers, la disoluta hija del actor Peter Sellers, a quien le bastó esa oferta para confesar al tabloide británico Sunday Mirror que ella había pertenecido a la escandalosa red de prostitutas de la madame de Hollywood Heidi Fleiss y contar sus andanzas. Si en otras épocas el escándalo era la vía más rápida al olvido y el repudio, la verdad es que hoy, para muchos, lejos de provocar verguenza produce dividendos.

JOHN WAYNE BOBBIT:
2,5 millones de dólares.
El hombre a quien su esposa, Lorena, le cortó el pene ha obtenido esa suma por cuenta de su película de cine rojo y apariciones en televisión.

FAYE RESNICK:
1 millón de dólares.
Esa cifra ha ganado por las ventas del libro sobre su amiga Nicole Brown, ex-esposa de O.J. Simpson.

JEFF GILOOLY:
500 mil dólares.
Por esa cantidad vendió el ex marido de la patinadora Tonya Harding el video de su luna de miel a la revista 'Penthouse'.

GENIFFER FLOWERS:
450 mil dólares.
Eso obtuvo por contar a 'Star'y 'Penthouse' el relato de su 'affair' con el presidente Bill Clinton.

BRIAN KAELIN:
380 mil dólares.
El hombre que vivía en la mansión de 0. J. Simpson ha ganado esa suma por apariciones en television y el adelanto de un libro.

PAULA JONES:
250 mil dólares.
Después de acusar de acoso sexual a Clinton una marca de jeans la contrató.

LIONEL DAHMER:
250 mil dólares.
Ese fue el avance que recibió el padre del asesino de Milwaukee por escribir un libro sobre su caníbal hijo.

LATOYA JACKSON:
125 mil dólares.
Eso cobró la cantante por revelar la vida sexual de su hermano, Michael Jackson.

DIVINE BROWN:
150 mil dolares.
Le pagó un tabloide por contar su aventura sexual con el actor Hugh Grant.

VICTORIA SELLERS:
100 mil dólares.
Por esa suma confesó que era una de las chicas de la 'madame' de Hollywood.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×