Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/18/1991 12:00:00 AM

¿LOS MISMOS CON LAS MISMAS?

Un estudio genealógico de Enrique Carrizosa Argáez le sigue la pista a los siete mil descendientes de los 88 Presidentes que ha tenido Colombia.

A caba de salir la última edición actualizada de un muy interesante libro, que recopila en 900 páginas los linajes y bibliografías de los gobernantes colombianos desde 1830 hasta 1990. Este dispendioso trabajo es la obra de Enrique Carrizosa Argáez, un cachaco bogotano nacido en Bruselas en 1927, quien ha dedicado muchos años a reconstruir el árbol genealógico de los descendientes de los mandatarios que ha tenido el país.
El estudio es muy revelador. Hay descendientes de todo tipo: colombianos y extranjeros, ricos y pobres, famosos y desconocidos, profesionales, académicos, músicos, humanistas como León de Greiff y Andres Holguín, antropólogos, políticos, constituyentes y hasta uno que otro recluso que ha pasado por la cárcel, como Gonzalo Carreño Nieto. Desde 1830 ha habido 88 presidentes de quienes aparecen más de siete mil descendientes registrados, de los cuales hay cerca de tres mil vivos. Pero, contrario a lo que se podría pensar, el mito de los mismos con las mismas es exagerado. La gran mayoría de ellos están alejados del poder, pues ni ejercen la política, ni son poseedores de grandes capitales . Son gente común y corriente, profesionales la mayor parte, que de la gloria de sus antepasados no les queda sino el honor.
De la lectura del texto salta a la vista toda una serie de anécdotas curiosas. Por ejemplo, de todos los presidentes, la descendencia más numerosa la tiene Manuel María Mallarino. Y no hay prácticamente ninguno de los más prestigiosos bufetes de abogados del país, que no tenga vínculos con un heredero de uno de los Holguín.
Otro de los aspectos interesantes que revela el libro es el gran número de cruces matrimoniales entre los descendientes directos de los presidentes, particularmente durante el siglo XIX. Hay mezclas para todos los gustos: Mosqueras con Herranes, Holguines con Arboledas, Márquez con Cuervos y, en épocas más recientes, Ospinas con Mosqueras, Holguines con Urdanetas y hasta Marroquines con Betancures. El récord en materia de pedigree lo ostentan cuatro familias que descienden de cuatro presidentes distinlos (ver recuadro).
Curiosamente, las familias que hoy en día mantienen una posición económica destacada son aquellas donde se dieron cruces del poder político con el poder económico. Este fenómeno, que se presenta con más frecuencia en los últimos 90 años, tiene ejemplos como el cruce de descendientes de Pepe Sierra -el rico por excelencia de principios de siglo con descendientes del general Reyes y de don Jorge Holguín. Aún hoy en día, miembros de las familias que controlan los principales grupos económicos siguen contrayendo con ilustres herederos de las familias políticas tradicionales: dos mujeres de la familia Santo Domingo con dos bisnietos de Reyes; una Echavarría con un tataranieto de Julio Arboleda; otro Echavarría con una hija de Barco; un hijo de Ardila Lulle con una chozna de Jose Hilario López; una hija de Luis Carlos Sarmiento con un nieto de Rojas Pinilla; una hija de Fernando Mazuera con un tataranieto de Marroquín y a su vez una hija de estos últimos, con el hijo de Belisario Betancur.
La recopilación de todo este andamiaje genético comenzó cuando Carrizosa preparaba una tesis sobre
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.