Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1996/07/08 00:00

MADRE POR CONVENIENCIA?

HILLARY CLINTON LANZA UNA NOTICIA EXPLOSIVA PARA TRATAR DE DESVIAR LA ATENCION SOBRE EL SONADO ESCANDALO DE WHITEWATER.

MADRE POR CONVENIENCIA?

Hillary Clinton lanza una noticia explosiva para tratar de desviar la atención sobre el sonado escándalo de Whitewater. Si Ernesto Samper es un genio para inventarse cortinas de humo y desviar el interés político, ahora el presidente colombiano tiene una rival: se trata de Hillary Clinton. La primera dama estadounidense, afectada por el escándalo financiero conocido como Whitewater, crea una cortina de humo para desviar la atención de los medios antes de las elecciones presidenciales en ese país. La señora Clinton quiere tener otro hijo. Dentro de cinco meses los estadounidenses tendrán que ir a votar y aunque todavía es difícil predecir cuál de los candidatos será el preferido, no sobra tomar medidas para mejorar la imagen del actual presidente y su esposa. Y eso es lo que intentó hacer Hillary Clinton la semana pasada durante una entrevista con la revista Time, al mostrarse como una mujer amante de la familia y a Clinton como el padre ideal. Durante la entrevista la primera dama expresó sus deseos y los del presidente de ser padres nuevamente. A pesar de haber tenido muchos problemas cuando llegó su hija y acabar de cumplir sus 49 años, Hillary no pierde las esperanzas de tener un segundo heredero. "Un embarazo me sorprendería muchísimo pero no me desilusionaría si no sucediera. Mis amigas sin duda se aterrarían si soy madre nuevamente, pero sería maravilloso". Sin embargo, si los médicos finalmente decidieran que a su edad es demasiado arriesgado o improbable que quede embarazada, ella no descarta la posibilidad de la adopción. Inclusive la primera dama y su esposo, desde hace tiempo han discutido sobre el tema y están igualmente entusiasmados con la idea de la adopción. Hillary ha sido una de las más fervientes promotoras de este tipo de alternativa, "especialmente cuando se trata de niños mayores, extranjeros o necesitados". Sin embargo aclara que deben pensarlo mucho antes de tomar cualquier decisión, sobre todo si no es un pequeño, ya que son muchas las presiones de la Casa Blanca y no sería fácil. Aunque la señora Clinton parece estar muy emocionada con el asunto, no quiere precipitarse porque siente que no es el mejor momento para traer un nuevo miembro a la familia presidencial. La primera dama prefiere esperar a que terminen las elecciones, "ahora hay demasiado movimiento en nuestras vidas. Creo que el dar a un niño la oportunidad de compartir lo que tienes es uno de los mejores regalos que te puedes hacer a ti misma y al pequeño. Así que finalmente espero que resulte algo de todo esto". Pero aunque Hillary aplace sus planes de adopción no se aparta del mundo de los niños, que ella define como el más importante, y recuerda que desde 1973 está defendiendo los derechos de los pequeños indefensos. " El presidente dice que en el segundo semestre buscará un plan efectivo para asegurar el bienestar de los niños". Lo cierto es que las declaraciones de la esposa del Presidente Bill Clinton no han sido bien vistas por los miembros de la oposición, quienes califican sus palabras y su actitud como una mera táctica electoral. Por ahora los estadounidenses estarán a la expectativa no sólo de las próximas elecciones y del proceso Whitewater, sino también de los planes maternales de la actual primera dama con los que espera conquistar a sus conciudadanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.