Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/12/12 00:00

Mala puntería

El príncipe Felipe de Edimburgo sufrió la semana pasada un desagradable incidente.

Mala puntería

El esposo de la reina Isabel se encontraba en una de sus habituales sesiones de caza de perdices y faisanes cuando a lo lejos vio un animal que se movía entre unos arbustos y le disparó. Lo que nunca se imaginó el príncipe cazador era que la bestia era, en realidad, Peter Ord, uno de sus empleados. El simpático mayordomo no sufrió ninguna herida grave. Un portavoz del Palacio de Buckingham explicó que en el momento del accidente Ord se encontraba arreglando un prado y el príncipe, de 83 años, lo confundió a la distancia con un ocelote. Pero esta no es la primera vez que el duque de Edimburgo tiene problemas de este estilo. Hace unos meses, mientras se encontraba cazando en Sandrigham (norte de Inglaterra), aterró a alumnos de una escuela aledaña. El príncipe no se dio cuenta de que los infantes gritaban, horrorizados, mientras los restos destrozados de las perdices caían del cielo. Según la prensa, algunos de los niños aún no se han recuperado del trauma.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.