Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/12/2011 12:00:00 AM

Malas compañías

La familia real británica vuelve a ser centro de los escándalos, esta vez por cuenta de las amistades del príncipe Andrés, tercer hijo de la reina Isabel II.

La familia real británica vuelve a ser centro de los escándalos, esta vez por cuenta de las amistades del príncipe Andrés, tercer hijo de la reina Isabel II. Dos fotos publicadas hace pocos días por la prensa británica han hecho que varios medios se pregunten si debería renunciar a su papel como embajador de asuntos comerciales en el exterior. En la primera imagen, el duque de York aparece al lado de Jeffrey Epstein, un multimillonario estadounidense condenado por pederastia. En la otra sale abrazado a una joven de 17 años, supuestamente la masajista de Epstein. Según el diario londinense The Guardian, Andrés le pidió al empresario que le prestara plata para saldar una deuda de su exesposa Sarah Ferguson, de quien se rumora que está en bancarrota. El primer ministro británico, David Cameron, tuvo que salir en defensa del príncipe, pues aunque las fotos no revelan nada ilegal, a la mayoría no deja de parecerle sospechoso que un miembro de la monarquía ande de tú a tú con un personaje tan polémico. Para completar, también se supo que el cuarto en la línea de sucesión al trono se reunió en el Palacio de Buckingham con el yerno del derrocado expresidente tunecino Zine el Abidine ben Ali el año pasado y que en 2007 organizó un encuentro con uno de los hijos del dictador libio, Muamar Gadafi.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.