Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1996/10/07 00:00

MAMA GORILA

Los estudiosos del comportamiento animal analizan el sorprendente caso de la gorila que salvó a un niño en el zoológico de Chicago.

MAMA GORILA

Fueron minutos de terror para una madre y los visitantes del zoológico de Brookfield, en las afueras de Chicago. El 16 de agosto pasado, en área de exhibición dedicada al Mundo del Trópico, el grito frenético de una mujer: "¡El gorila tiene a mi bebé!" paralizó a los presentes. En cuestión de segundos, su pequeño hijo de 3 años escapó a su vigilancia y sobrepasó la barrera de un metro, en bambú y piedra, y cayó, desde una altura de seis metros, al foso de los gorilas. Binti, un gigantesco gorila hembra de 120 kilos se había acercado al pequeño que yacía inconsciente en el piso. El drama era indescriptible, pero cuando todos esperaban que sucediera lo peor, la pesadilla tuvo un final como de película de Walt Disney. Para sorpresa de todos, el animal levantó cuidadosamente el cuerpo desgonzado del niño, lo cargó meciéndolo suavemente en sus brazos y, como la más amorosa de las madres, lo llevó entre las rocas y los árboles, hasta la puerta de entrada al foso. Como tratando de protegerlo de la curiosidad de los otros seis primates, montó guardia hasta que llegaron los paramédicos y la mamá, quienes lo recogieron. Los asistentes no salían del asombro. Sin duda habían presenciado un suceso increíble. Y a lo mejor nadie les hubiera creído, de no haber sido por un turista que grabó las dramáticas imágenes con su cámara . El video, de 10 minutos, filmado por Bill Lambert, quien visitaba con su familia el zoológico, fue mostrado en todas las cadenas de televisión del mundo. Y las fotografías, tomadas por otro turista de Iowa, han sido publicadas en las revistas internacionales. Al día siguiente, el niño estaba en la casa después de haber permanecido unas horas en el hospital. Los médicos señalaron que tenía una mano rota, raspaduras y golpes menores. El rescate de un humano por un animal tiene desconcertada a la comunidad científica. Es probable que un ejemplar en cautiverio se acostumbre a la presencia de humanos; es posible que los animales no ataquen a los guardas de los zoológicos; pero salir vivo del foso es algo que muy pocos han vivido para contar. Y que sea una de las fieras la que brinde auxilio al intruso, eso sí nadie lo había imaginado. Al día siguiente, Binti era una celebridad mundial. Como afirmó la revista People: "Uno o dos peldaños más en la escalera de la evolución y Binti hubiera sido el invitado de honor esa noche en el show de David Letterman". Dadas las circunstancias -y en vista de que los padres del pequeño han preferido guardar el anonimato- el hombre más entrevistado del momento es Celeste Lombardi, la persona que crió a Binti en el zoológico de Ohio. La pregunta que todos los especialistas en comportamiento animal le hacen es: ¿Qué movió a esta gorila africana a "flexionar su músculo materno" para salvar la vida de un humano? "Me dio un escalofrío... Ella fue muy cariñosa... Estaba muy orgulloso", afirma Lombardi, quien vio el rescate en los noticieros de televisión. De acuerdo con el primatólogo, el animal, "de alguna manera aprendió algo de los humanos que la cuidaron". Nacida en el zoológico de Columbus, Ohio, en marzo de 1988, Binti-jua (una palabra del dialecto Swahili, que significa Hija del Sol) fue separada de su madre, Lulú, a los dos meses porque ella no podía amamantarla. Durante varios meses sus custodios trabajaron en tres turnos para criar a Binti, cargándola en brazos constantemente. "La criamos como si fuéramos mamás gorilas", explica Lombardi. Cuando tenía 6 años, Binti quedó embarazada. Preocupados porque el animal no tenía un ejemplo natural del rol materno, los entrenadores decidieron darle lecciones, utilizando una muñeca de trapo para enseñarle a cuidar y cargar a su futuro bebé, de la misma forma que los gorilas salvajes lo hacen. El hijo de Binti, Koola, nació en febrero de 1995 y Binti, que tiene 8 años, demostró ser una madre perfecta. "Fue mejor de lo que esperábamos", dice Lombardi. "Es una excelente mamá ahora", afirman los guardas del zoológico. Pero ¿fueron las lecciones de maternidad o su familiaridad con los humanos lo que hizo que Binti rescatara al niño? Eso es lo que los impresionados científicos tratan de establecer ahora. Cualquiera que sea la respuesta, desde el pasado 17 de agosto, Binti es el ídolo de los estadounidenses. Al zoológico de Brookfield llegan a diario cartas de todos los rincones de Estados Unidos: "Binti, tú eres un ejemplo para la humanidad", dice una madre conmovida. Además, los funcionarios han atendido cientos de llamadas de todo el mundo preguntando por ella y, miles de admiradores han acudido hasta el zoológico a visitar a la heroína llevándole bananas y frutas como recompensa a su 'humano' gesto. Mientras tanto, Binti-jua, la gorila africana, los mira desde su árbol favorito en el foso, consintiendo a su hija de 17 meses, Koola, y jugando con sus seis peludos compañeros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.