Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1992/02/10 00:00

MANO A MANO

MANO A MANO

CUANDO CÉSAR RINCON TODAVIA NO HABIA ENtrado a la historia, sino apenas a algunas plazas españolas, él matador español José Ortega Cano con ojo de águila vaticinó: "Este será uno de los mejores toreros del mundo".

Su vaticinio no sólo se cumplió, sino que se convirtió para Ortega en un aguijón que lo llevaría a él mismo a entregar lo mejor de sí. Durante toda la apoteósica temporada que tuvo Rincón el año pasado, el único torero que estuvo siempre midiéndosele y con éxito fue Ortega Cano. Torearon juntos en España y aquí protagonizaron un par de mano a manos, se llevaron cantidades de orejas, salieron juntos por la Puerta Grande en Madrid y, a estas alturas, se han convertido en buenos amigos-rivales. Los aficionados a los toros no pueden pedir más.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.