Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/02/15 09:16

Murió Margarita Escobar, la viuda de Álvaro Gómez

La pareja del asesinado líder conservador luchó durante muchos años para esclarecer el crimen de su esposo.

La pareja se casó en junio de 1946. Foto: Archivo SEMANA/Juan Carlos Sierra

El 22 de junio de 1946, después de tres años de noviazgo, Alvaro Gómez Hurtado decidió poner fin a su soltería y ante el altar le juró a la bella Margarita Escobar que la amaría hasta la muerte. Esta promesa se mantuvo intacta hasta el 2 de noviembre de 1995, cuando a la salida de la Universidad Sergio Arboleda un grupo de sicarios segó la vida del dirigente conservador cuando contaba con 76 años de edad; hasta que la muerte los separó. 

La mañana de este lunes 15 de febrero del año 2016, Margarita Escobar falleció en su residencia a los 96 años. Al parecer, murió de causas naturales.

Tristemente, Margarita se fue de este mundo sin encontrar respuestas sobre el crimen de su esposo. 

La pareja tuvo tres hijos: Álvaro José, quien murió hace algunos años de un infarto; Maria Mercedes, y Mauricio.

Margarita fue la confidente de su esposo y su compañera en el amor por las artes, la literatura y la música. De una reconocida familia bogotana y con un nivel de educación altísimo, Margarita siempre fue una mujer activa en el mundo político e intelectual. 

Quizás una de las misivas más emotivas de las muchas que Gómez le envió a su esposa fue la corta nota que escribió durante los angustiosos meses que estuvo secuestrado por el M-19 en 1988: "Margarita, hace 15 días te vi por última vez. Estoy bien. Mi destino no está en tus manos ni en las de nuestros hijos. ¡Tranquilízate! Está en las manos de Dios. Te quiero infinitamente".

Así como en su momento Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre le demostraron al mundo que el amor y la amistad podían sobrevivir a la distancia, las cartas que le escribió Alvaro Gómez a su esposa Margarita son el reflejo de un romance que no sólo fue creciendo con el tiempo, sino que supo aprovechar la adversidad para fortalecerse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.