Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/15/2007 12:00:00 AM

Más vivo que nunca

Películas, documentales, un libro y camisetas hacen pensar que, 14 años después de su muerte, el fantasma de Pablo Escobar sigue presente no sólo en Colombia, sino en Hollywood.

El dos de diciembre de 1993 las manecillas del reloj de Pablo Escobar dejaron de moverse. Un agente norteamericano se lo habría quitado de la muñeca al capo con el fin de entregárselo al presidente Clinton, como un trofeo que marcara la hora en que el Bloque de Búsqueda le dio muerte. Pero cuando terminó la vida para el jefe del cartel de Medellín, nació su leyenda. Pese a que han pasado 14 años, esa imagen ha obsesionado a Richard Rionda Del Castro, directivo de la productora cinematográfica norteamericana Hannibal Pictures. Desde 2002 decidió realizar una extensa investigación que este año culminó con el anuncio de una nueva película titulada Escobar, que será dirigida por el cineasta y documentalista chileno Alexander Witt, con actores europeos y latinoamericanos.

"Lo más importante de esta cinta es que va a mostrar su dimensión personal, cómo de la nada se hizo a sí mismo hasta llegar a ser uno de los hombres más poderosos del mundo en poco tiempo", comentó Del Castro a SEMANA. Y es que Escobar apareció como el séptimo hombre más rico del mundo en la lista de 1989 de la revista Forbes. "Creo que va a ser una historia muy controversial por el papel que jugó Estados Unidos, que puede ser comparado con la actual cacería de Osama Ben Laden". El filme se rodaría en el país, pues según el guionista y productor, la idea es que tenga un punto de vista muy colombiano.

Todo indica que 2007 fue el año en que Escobar resucitó con fuerza, pues otras dos productoras independientes también dejaron saber que están trabajando en películas basadas en su vida. Por eso se anticipa un verdadero duelo en Hollywood sobre cuál saldrá primero y cuál será la más taquillera.

La fórmula de Yari Film Group ha sido buscar estrellas para interpretar los personajes principales. El español Javier Bardem, nominado al Oscar por Antes que Anochezca y aclamado por la crítica en Mar adentro, haría el papel del capo. "Pablo Escobar es un personaje asombroso y nada simple. Se ha plasmado el guión de una manera muy compleja, porque no sólo fue un villano. Hizo cosas terribles, pero también era considerado un héroe porque construyó escuelas y llevó luz a lugares que estaban en la absoluta miseria. Queramos o no, eso es también Escobar y hay que decirlo para comprender por qué hoy día hay gente que aún reza por él", explicó Bardem en una reciente entrevista. Según informó la productora en un comunicado, Christian Bale, protagonista de Batman Begins, "está en conversaciones para convertirse en Steve Jacoby, el comandante de la Fuerza Delta norteamericana que dirigió su cacería". Además informó que hay interés en que el puertorriqueño Benicio del Toro sea el coronel colombiano Hugo Martínez, el hombre que entregó parte de su vida a luchar contra Escobar. Al parecer, en un principio Tom Cruise estuvo en la baraja, pero habría tenido algunos problemas con el director de la cinta, Joe Carnahan. Esta producción está basada en el best seller Killing Pablo, escrito por el periodista Mark Bowden en 2001.

Si de fama se trata, el as bajo la manga de una tercera cinta es Oliver Stone, quien será su productor. El director de Asesinos por Naturaleza ha estado en contacto con Roberto Escobar, conocido como el 'Osito', pues la película estará inspirada en su libro Mi hermano Pablo. Como si no fuera suficiente con la coincidencia de fechas, se ha dicho que tentativamente también se podría llamar Escobar. La película, de J2 Pictures, será dirigida por Antoine Fuqua (Día de entrenamiento y El Rey Arturo). "Él tenía decidido que el proyecto se realizaría en Puerto Rico, porque ante la percepción que hay sobre Colombia no es fácil y es costoso conseguir seguros cinematográficos para rodar en el país. Pero el equipo visitó Medellín, el lugar donde nació Pablo Escobar en El Tablazo, y el barrio que lleva su nombre con 443 casas que él mandó a construir y por lo cual es considerado un benefactor. Y ahora está contemplando grabar en algunos de los escenarios reales", afirma el cineasta colombiano Felipe Aljure, quien ha asesorado el proyecto y participaría en la escritura del guión. Se dice además que Stone le ofreció a Al Pacino el papel del abuelo de Escobar.

De esta manera y por partida triple, se hará en la realidad lo que el canal HBO planteó en la ficción en su popular serie Entourage. Este año, en uno de los capítulos más comentados, el protagonista del programa, que es actor, es contratado para participar en una película sobre la vida de Pablo Escobar titulada Medellín. Por eso se rumoró que el canal estuvo interesado en hacer un verdadero filme. Como dato curioso, el periódico The New York Times contó que incluso un hombre llamado Robert Escobar Jr., de quien no se sabe qué vínculo tiene con la familia, ofreció financiar la película a cambio de tener un papel en ella. Al no tener éxito, aseguró que presentaría su proyecto a HBO.

La fascinación por llevar a Escobar a la pantalla no se limita a filmes argumentales. En meses pasados fue presentado en el Festival de Cine de Bogotá el documental Pablo. Ángel o demonio, dirigido por el venezolano Jorge Granier, que cuenta con los testimonios de quien fue lugarteniente del capo, John Jairo Velásquez, alias 'Popeye'. La producción desató polémica por presentar el contraste entre las dos caras de una misma moneda, como lo indica su nombre.

Lo mismo ha sucedido con la llamada 'narcomoda'.En Cartagena, entre las artesanías de guacamayas y réplicas de las murallas, entre los típicos sombreros vueltiaos y las hamacas, se han vendido como souvenirs camisetas con la cara de Escobar en el cartel de "Se busca", que ofrecía recompensa por su captura, y otras adornadas con la leyenda 'El patrón'. Esa imagen, que está en la memoria de todos los que vivieron la sangrienta época de la guerra contra el terror, es desconocida por muchos de los adolescentes que visten la prenda por simple moda. Hoy, como si se le hubiera quitado cualquier carga negativa a su nombre, se ha convertido en una especie de ícono de la cultura pop, y se usan de la misma manera que las populares camisetas con el letrero I love New York o la foto del Che Guevara.

Aunque algunos colombianos las adquieren, los mayores compradores de estos artículos han sido los extranjeros, especialmente italianos. Si tienen suerte, las pueden adquirir por 20.000 pesos, pero no todos los vendedores resultan tan generosos con los turistas. Algunos aseguran lucirlas por simple moda, otros, porque reconocen en el capo un "hombre que fue importante para la historia del mundo", y hay quienes lo hacen con la convicción de que no sólo fue el símbolo del narcotráfico, sino la encarnación de cierta inconformidad social, una idea que cobró fuerza el día de su entierro cuando centenares de jóvenes paisas fueron a darle el último adiós.

"Los seres humanos necesitamos héroes y, sin importar la manera como ayudó a la gente, muchas personas lo ven como un Robin Hood. Es una mirada polarizada que hace que se superponga ese rasgo de su personalidad sobre las cosas negativas. Por otra parte, no todo el mundo conoce la historia en profundidad, no sabe qué representa, y menos si se trata de extranjeros", explica la socióloga Marina Camargo. Muchos de los vendedores coinciden en que los turistas se les acercan para comprarlas sin saber hablar español y sólo logran, con una sonrisa pícara, hacer gestos tocándose la nariz, como simulando aspirar cocaína. "Esto demuestra que través de los objetos se crean realidades y nada raro que quienes compran esas camisetas piensen que se están llevando lo propio de este país, lo más típico. Es un estereotipo", agrega Camargo, quien asegura además que "al comercio no le importan los valores", es cuestión de mercadeo.

En el verano de 2004, por ejemplo, la marca De Puta Madre desató por primera vez la polémica cuando lanzó en Italia una exitosa colección alusiva a Pablo Escobar y facturó, según su creador, unos 9'800.000 dólares. Los diferentes motivos como "Pablo Escobar-El duro", "Narcotráfico", "Cocaína", "Medellín", y la más apetecida, "Pablo Escobar 1949-1993", fueron vendidas a un precio que estaba entre 30 y 40 dólares cada una. Su página web, www. deputamadre69.it , cuenta que la empresa fue creada por el colombiano Ilan Fernández mientras estaba preso por narcotráfico en una prisión de Barcelona, y que éste diseñaba las camisetas con un rotulador y las sacaba clandestinamente de la cárcel. Fernández aclara que su campaña publicitaria hace énfasis en que los jóvenes no usen drogas porque si quieren llamar la atención, basta con usar sus prendas. Estos artículos indignaron a la Embajada de Colombia en Italia, que consideró que hacían una apología al delito.

Pero tal vez la mayor responsable de la resurrección de Pablo Escobar fue Virginia Vallejo con su autobiografía Amando a Pablo, odiando a Escobar. La ex diva de la televisión, cuya vida había sido marcada por su romance con el jefe del cartel de Medellín, decidió acabar con tantos años de silencio y ponerle la cara al tema. Y de qué manera. No sólo reconoció haber sido amante de Escobar, sino del jefe del cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela. En el libro reitera las afirmaciones que había hecho un año atrás sobre la complicidad de Alberto Santofimio en el magnicidio de Luis Carlos Galán. Aunque estas no fueron incluidas en el proceso contra el dirigente tolimense, tuvieron un peso en la opinión pública y en el juez para que fuera condenado. Virginia no sólo revolvió el avispero al hablar de los vínculos de toda la clase dirigente con quien fue su amante, sino porque hizo un recuento detallado de su vida sentimental, con revelaciones íntimas más propias de las culturas anglosajonas que de las latinas. Según ella, por su cama habían pasado no sólo los barones de la droga, sino barones de verdad de la aristocracia europea, millonarios de todos los países y representantes de la crema y nata de la sociedad colombiana.

La publicación del libro la obligó a exilarse, posiblemente para siempre, y en la actualidad está solicitando asilo político en Estados Unidos. Independientemente de la veracidad de sus afirmaciones, que algunos han puesto en duda, el libro fue un éxito editorial por tener todos los ingredientes de una gran novela, o una película tipo Hollywood como las que están en camino: amor, sangre, dinero y sexo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.